Moratoria internacional contra la pena di muerte, «un paso relevante»

Según el cardenal Renato R. Martino

| 2021 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 16 noviembre 2007 (ZENIT.org).- El cardenal Renato R. Martino, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, considera que la votación de las Naciones Unidas a favor de una moratoria de las ejecuciones capitales es «un paso relevante».



El texto fue aprobado este jueves por 99 votos a favor, 52 en contra y 33 abstenciones tras dos días de intenso debate en el seno del comité de derechos humanos del órgano legislativo de Naciones Unidas, compuesto por 192 países.

La resolución expresa preocupación por la continuada aplicación de la pena de muerte e insta a los países que la mantienen en sus códigos penales a que «establezcan una moratoria de las ejecuciones con miras a abolirla».

«Estoy verdaderamente contento», confiesa el cardenal Martino a los micrófonos de «Radio Vaticano». «Fui representante de la Santa Sede en las Naciones Unidas durante 16 años y en ese período fue testigo de dos intentos realizados en los años noventa a favor de esta moratoria».

«Trabajé mucho y quedé decepcionado cuando se retiraron estas propuestas de resolución pues no contaban con los votos necesarios», recuerda.

«En esta ocasión el número se ha dado y estoy muy contento», reconoce.

«Es un paso relevante, pero es sólo una moratoria, y la decisión de la ONU y de la Asamblea general solo tiene un valor exhortativo, pues no es una convención a la que tienen que adherir los países. Estas decisiones de la asamblea general son auspicios», aclara.

«De todos modos --concluye--, esto ya es muy importante y puede constatarse con satisfacción que muchas organizaciones católicas han trabajado por esto y tienen el derecho de sentirse satisfechas».

Un total de 133 Estados miembros de la ONU han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica, y solo 25 países llevaron a cabo ejecuciones en 2006, el 91 por ciento de las cuales se registraron en China, Irán, Irak, Pakistán, Sudán y Estados Unidos.