Movimiento para recuperar el domingo como día de descanso

El episcopado aplaude la iniciativa de cinco miembros del Europarlamento

| 3456 hits

BRUSELAS, miércoles, 25 febrero 2009 (ZENIT.org).- El Secretariado de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), las Iglesias Protestantes y la Iglesia Anglicana han aplaudido la decisión de cinco miembros del Parlamento Europeo, que apoyarán la iniciativa lanzada por numerosos episcopados para solicitar el pronunciamiento del Parlamento sobre la declaración escrita acerca de "la protección del Domingo como pilar esencial de la herencia y del modelo social Europeo".

En un comunicado publicado en los días pasados, los obispos de la Unión Europea han indicado que la Declaración para la Protección del Domingo "puede constituir un importante compromiso de cara a la Europa Social". 

En el documento, que fue lanzado por los parlamentarios europeos Anna Záborska, Martin Kastler, Jean Louis Cottigny, Patrizia Toia, y Konrad Szymanski, el pasado 2 de febrero, los obispos de la Unión Europea afirman que "la actual crisis económica y financiera ha hecho aún más evidente que no todos los aspectos de la vida humana pueden estar sujetos a las leyes del mercado". 

De hecho, añaden, el consumismo no representa un modelo ni para la economía sostenible ni para un sano desarrollo humano. 

El texto precisa que el trabajo dominical coloca a quienes lo realizan en una situación de desventaja social: desde la vida familiar hasta las condiciones de salud. 

"El domingo libre de trabajo es un factor decisivo en el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar. Es de fundamental importancia para las relaciones familiares, pero también para la vida social y cultural", advierten. 

Según las escuelas de la Unión Europea, el domingo es el día del descanso semanal para los niños y para los adolescentes, por lo que los obispos aseguraron que "es necesario respetarlo también para los padres, para que puedan disfrutar con su familia". 

En este sentido, el episcopado de la Unión Europea alerta que es necesario proteger el domingo y dejar de lado "los objetivos que únicamente buscan aumentar la producción y el consumo". 

"Los trabajadores experimentan una fragmentación en sus vidas privadas" por lo que es necesario apoyarlos, para que puedan defender sus intereses familiares. 

Para que la declaración sea aceptada es necesario que sea firmada por la mayoría de los miembros del Parlamento Europeo, es decir 394 miembros, antes del próximo 7 de mayo de 2009.