Muere el religioso español enfermo de ébola

Miguel Pajares, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, era misionero en Liberia cuando se contagió

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1614 hits

El hermano Miguel Pajares, afectado del virus de ébola, ha fallecido este martes en el Hospital Carlos III de Madrid, según ha confirmado la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) a través de un comunicado. El sacerdote español, de 75 años, se contagió en Liberia, donde era misionero.

Pajares fue repatriado en un avión desde Monrovia (Liberia) el pasado 7 de agosto junto a la monja Juliana Bonoha, que no está contagiada. La muerte del hermano Miguel supone la primera en Europa a causa de este virus.

Por su parte, la OHSJD agradece "todas las muestras de apoyo que ha recibido desde las administraciones públicas, de la sociedad en general y particularmente el buen hacer de los profesionales del hospital que han atendiendo al hermano Pajares".

La confirmación de que el hermano Miguel estaba infectado de ébola llegó el martes pasado, 5 de agosto, junto con el mismo diagnóstico para las hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción, Chantal Pascaline Mutwamene y Paciencia Melgar. Todos ellos se encontraban en el Hospital San José de Monrovia, que permanece cerrado y en cuarentena desde la muerte por ébola de su director, el hermano Patrick Nshamdze. El padre Pajares es el cuarto fallecido que trabajaba en este hospital, después de que el lunes muriera el hermano Geroge Combey, de su misma Orden, y el sábado pasado la religiosa Chantal Pascaline.  

La Organización Mundial de la Salud consideró, el viernes pasado, que se han cumplido las condiciones para declarar una emergencia de salud pública de importancia internacional. El actual brote de EVE, explica la OMS, empezó en Guinea en diciembre de 2013, y en la actualidad hay transmisión en Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leona. A fecha de 4 de agosto de 2014, los cuatro países habían notificado 1711 casos (1070 confirmados, 436 probables y 205 posibles), 932 de ellos mortales. Se trata del mayor brote de EVE registrado hasta ahora.