Multitudinaria misa en Managua para recibir el nuevo nuncio en Nicaragua

Monseñor Fortunatus Nwachukwu, nigeriano

Managua, (Zenit.org) Redacción | 1220 hits

La Catedral de Managua se quedó pequeña ante los centenares de fieles que se dieron cita el pasado domingo 3 de marzo para dar la bienvenida y participar en la primera Misa presidida por el nuevo nuncio apostólico en Nicaragua Fortunatus Nwachukwu, nigeriano. La Santa Misa fue concelebrada por monseñor Leopoldo José Brenes, arzobispo de Managua, el obispo auxiliar Silvio José Báez y sacerdotes del clero archidiocesano.

En su homilía el nuncio Nwachukwu agradeció a los obispos y al pueblo en general la bienvenida que le han manifestado e invitó a los fieles a seguir orando por el momento histórico que está viviendo la Iglesia.

“Quiero participar mi alegría por poder compartir esta misa con una pequeña frase de ustedes los nicaragüenses. Quiero agradecer a todos los obispos y a todos los sectores de la Iglesia y al pueblo de Nicaragua. Queremos unirnos a toda la Iglesia que en estos días está viviendo un momento intenso de oración y agradecimiento. Damos gracias a Dios por habernos elegido para ser parte de su Iglesia la cual es guiada por el Espíritu Santo. Por eso hoy nos unimos a la Iglesia universal en donde se ofrece la Santa Misa por el papa emérito Benedicto XVI, después de haber guiado a la Iglesia por ocho años, él nos ha dado un ejemplo de humildad y de coraje y ha dado a la Iglesia muchos frutos. Yo constato que esta Archidiócesis está orando por la Sede Vacante.

Instó a los católicos a quitarse "las sandalias de nuestros pecados", purificarse y hacer a un lado "esos odios, celos, infidelidades, mentiras y falsedades que atenazan nuestro corazón y que nos impide recibir la gracia del Señor". Dió las gracias al cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo, de 87 años, a los obispos, al presidente del país Daniel Ortega, y al pueblo, por "la acogida" que le han brindado con ocasión de su llegada a este país.

Monseñor Leopoldo José Brenes dio la bienvenida al nuevo nuncio en nombre de los sacerdotes y de los fieles de la Archidiócesis de Managua, y al finalizar la Santa Misa se compartió un almuerzo con los obispos y presbíteros.