Nace «+Familia» para impulsar la conciliación entre vida familiar y profesional

Propone el certificado europeo de «Empresa Familiarmente Responsable»

| 623 hits

MADRID, 11 abril 2003 (ZENIT.org).- Con el objetivo de impulsar políticas empresariales que favorezcan la conciliación entre vida familiar y profesional acaba de nacer la Fundación «+Familia», impulsada por la Federación Española de Familias numerosas (FEFN).



La Fundación cuenta con el apoyo del gobierno español, cuyo presidente, José María Aznar, la recibió ayer en el Palacio de la Moncloa.

Entre las medidas ideadas por la Fundación para incentivar la implicación de las empresas en la defensa y protección de la familia, destaca el certificado de «Empresa Familiarmente Responsable», que distinguirá a las compañías cuyas políticas empresariales favorezcan más el desarrollo familiar.

El objetivo es «que las empresas asuman la parte de responsabilidad social que tienen a la hora de proteger y apoyar a la familia».

El certificado medirá, entre otros aspectos, la flexibilidad horaria, los beneficios sociales que alcancen a la familia del empleado y las medidas que faciliten la conciliación entre trabajo y familia.

Para poner en marcha este certificado, la Fundación ha firmado un Protocolo de intenciones en el que se sientan las bases de la que será «la primera distinción europea a empresas familiarmente responsables».

El protocolo ha sido rubricado por la Fundación y una treintena de empresas que apoyan esta iniciativa, entre las que se cuentan el BBVA, Enagás, Ferrovial, Grupo Correo, Grupo Accor, Iberdrola, Mirosoft, Renfe y Telefónica.

Todas las medidas de la Fundación estarán encaminadas a proteger a la familia y apoyar especialmente a las familias con hijos, por ser éstas «las que más contribuyen al desarrollo social y económico del país, al aportar el capital humano y garantizar con ello el relevo de población».

En la actualidad sólo un 7% de las empresas españolas con más de 100 empleados tiene un programa de políticas familiares responsable, y un 19 % está estudiando o poniendo en marcha la posibilidad de implantar alguno, según un estudio de IESE Business School de la Universidad de Navarra.

Las empresas españolas parecen desconocer la relación que, según este estudio, existe «entre la presencia de una cultura familiarmente responsable y los resultados de la empresa». Por el contrario, en líneas generales la empresa «ignora a la familia, y en algunos casos la considera un valor negativo para la compañía».

Según el estudio del IESE, la nueva configuración del mundo del trabajo, en la que destaca la incorporación de la mujer a los ámbitos profesionales, ha sido una de las causas del descenso de la natalidad en España «que ha pasado de ser el país más fértil de Europa por detrás de Irlanda en los años setenta, a ocupar hoy el último puesto, con sólo 1,2 hijos por mujer cuando para garantizar el relevo generacional son necesarios 2,1».

Según los profesores Nuria Chinchilla y Steven Poelmans, profesores del IESE, «el trabajo ha desplazado en muchos casos a la familia. Aunque los españoles quieren tener hijos, a menudo se enfrentan, especialmente las mujeres, a la tesitura de tener que elegir entre trabajo y familia, y muchos optan por lo primero».

Chinchilla y Poelmans dicen que «el conflicto entre trabajo y familia da lugar a estrés, insatisfacción laboral, menor rendimiento y dedicación en el trabajo, así como mayor rotación del personal» y aseguran que «a menos que se encuentren soluciones para armonizar el ámbito laboral y familiar, las empresas se enfrentarán a costes crecientes y a una productividad en descenso».

Para estos expertos «las empresas tienen que tomar conciencia de que una buena nómina no es suficiente, sino que ésta debe ir acompañada de una especie de "salario mental", definido en gran parte por la calidad de vida privada que tenga el empleado».