Nace la primera Facultad de Bióetica del mundo (y es eclesiástica)

En el Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum» de Roma

| 662 hits

ROMA, 31 mayo 2001 (ZENIT.org).- El próximo mes de octubre abrirá sus puertas la primera Facultad de Bioética del mundo. Se trata de una iniciativa del Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum», un centro universitario eclesiástico con sedes en Roma y Nueva York.



Los interrogantes que plantean la eutanasia, la manipulación genética o los tests genéticos, etc., interpelan hoy día no sólo a los científicos y médicos, sino también a legisladores, filósofos, teólogos… De sus respuestas depende nada más y nada menos que la vida y la muerte de millones de personas. Estos serán precisamente los argumentos que estudiarán de manera interdisciplinar los alumnos de la nueva Facultad.

Para comprender mejor los objetivos de esta nueva iniciativa, Zenit ha entrevistado a Paolo Scarafoni, rector del Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum».

--Zenit: ¿Por qué motivo se ocupa un centro universitario de carácter eclesiástico, como el Ateneo «Regina Apostolorum», de un tema como la Bioética hasta el punto de crear una Facultad?

--Paolo Scarafoni: La constitución apostólica «Sapientia Christiana», el documento pontificio que orienta las actividades de las universidades eclesiásticas, pide que éstas no se dediquen sólo a la filosofía y teología, sino que también sepan afrontar los problemas más actuales y de mayor interés para la Iglesia y para la sociedad, a la luz de la Revelación. Sin duda, hoy día uno de los campos de mayor interés es el de los problemas ligados a las ciencias biomédicas y a los comportamientos relacionados con la vida humana, y con la vida en general. Es decir, el campo de la bioética. Por ello, desde hace unos años nos hemos ocupado de ella, especialmente con la realización de un curso de Máster de Bioética (en colaboración con el Centro de Bioética de la Universidad Católica del Sacro Cuore) y con la organización de algunos congresos sobre esos temas.

--Zenit: Pero, ¿por qué una Facultad de Bioética?

--Paolo Scarafoni: Como usted se sabe, la bioética se ha convertido en una auténtica disciplina académica, que exige una seria dedicación al estudio y a la investigación. Además, esta disciplina tiene un fuerte carácter interdisciplinar: se requiere la interacción de diversos ámbitos del saber, como la filosofía, la medicina, el derecho, y también la teología... Nos ha parecido que el mejor modo, casi el único, de lograr una adecuada preparación en este campo es la institución de un currículum formativo que permita poner las bases en cada uno de esos sectores y sobre ellas construir la reflexión bioética. Ciertamente, los cursos de posgrado, congresos, seminarios de estudio, etc. son muy interesantes; pero por su misma limitación temporal no permiten esa preparación interdisciplinar y profunda que queremos dar a los alumnos de nuestra Facultad con un programa ambicioso y suficientemente prolongado.

Finalmente, la Bioética es cada día más requerida a nivel profesional, lo cual va a comportar en adelante la necesidad de una correspondiente titulación universitaria que garantice la adecuada preparación de los profesionistas de Bioética.

--Zenit: ¿A quiénes se dirige la facultad y en qué consiste su programa formativo?

--Paolo Scarafoni: La facultad abre sus puertas a todos los que están interesados en los temas de Bioética, la promoción de la salud y la defensa de la vida. Jóvenes que desean dedicarse profesionalmente a la Bioética o profesionistas de las áreas más directamente relacionadas con la vida; y especialmente sacerdotes, catequistas y otros agentes de pastoral, comprometidos de una manera especial en el anuncio del «Evangelio de la Vida».

El programa formativo se articula en tres ciclos: bachillerato, licencia y doctorado. En los dos años de bachillerato (precedidos por un año propedéutico para quienes provienen de los estudios pre-universitarios) se ponen los fundamentos en las áreas de la filosofía y la teología, la medicina y el derecho, y se adquiere un conocimiento amplio y riguroso de todos los temas de la bioética. La licencia tiene como finalidad sobre todo la profundización y especialización que capacite al alumno al ejercicio profesional de la bioética. El doctorado consiste fundamentalmente en la elaboración de una tesis de investigación en la que se ofrezca una nueva aportación en el ámbito de esta disciplina.

--Zenit: Es interesante que la primera Facultad de Bioética en el mundo nazca en una universidad eclesiástica. ¿Qué características propias tendrá esta facultad?

--Paolo Scarafoni: Bueno, la primera característica es precisamente la de ser una Facultad, como usted mismo dice la primera en el mundo, y por lo tanto la de poder ofrecer un nivel universitario tanto a la formación, los títulos otorgados. Pero además, me parece muy significativo que esta primera facultad de bioética nazca en una universidad no sólo eclesiástica, sino pontificia. Una prueba de que la Iglesia católica, sus instituciones y sus fuerzas vivas, están siempre presentes en la frontera de los problemas y de las aspiraciones del hombre. La bioética se ha convertido en un apasionante campo de diálogo y confrontación en torno a algunos de los asuntos que más nos afectan a todos, como son la salud, el respeto de la persona humana y la vida. La Iglesia tiene mucho que decir en estos campos, y quiere decirlo en diálogo abierto con todos. Nuestra facultad de bioética podrá ser un instrumento más para esta tarea, operando en plena sintonía con el Magisterio de la Iglesia y en la búsqueda sincera de la verdad.

Para más información, puede visitar la página web http://www.ateneo.org.