Nace un nuevo feminismo

Habla el rector del Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum»

| 281 hits

ROMA, 22 mayo 2001 (ZENIT.org).- En estos momentos en el que el Comité para la eliminación de la discriminación de las mujeres (Committee on the Elimination of Discrimination against Women, CEDAW) de las Naciones Unidas ha pedido la cancelación de la fiesta de la madre «por estar demasiado ligada a una visión tradicional de la mujer», se inauguró hoy en Roma un congreso sobre «Mujeres y culturas en la perspectiva de un nuevo feminismo»



La iniciativa, organizada por el Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum», reúne entre el martes y el miércoles a algunas de las mujeres más influyentes en el mundo de la cultura, la política o de la vida profesional de varios países de los diferentes continentes.

Intervienen, por ejemplo, la primera mujer que ha sido decano de una Facultad eclesiástica en Roma, la profesora Angela Ales Bello, de la Universidad Lateranense de Roma; Janne Haaland Matlary, ex secretaria de Estado de Noruega y profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad de Oslo; Marie-Thérése Avemeka, ministra para la Integración de la Mujer en el Desarrollo de Congo Brazzaville; Christine Vollmer, presidenta de ALAFA yPROVIVE, Venezuela; o Alicja Grzeskowiak, presidenta del Senado de la República de Polonia.

Zenit ha preguntado al padre Paolo Sacarafoni, rector del Ateneo «Regina Apostolorum», cuáles son los motivos que han llevado a un centro universitario eclesiástico a organizar un congreso de esta amplitud y de esta temática.

«Queremos discutir y profundizar la idea de un nuevo feminismo que apunte sobre todo hacia la valoración de las cualidades características de la mujer. Creemos que el respeto de los derechos de la mujer es algo fundamental, pero no en un contexto de antagonismo con el hombre. Queremos ver a la mujer con otros ojos, con el nuevo feminismo que es iluminado por la razón y la revelación. Queremos desarrollar la idea lanzada por Juan Pablo II de valorar y promover el "genio femenino"».

--Zenit: ¿A qué se refiere el congreso cuando habla de «Mujeres y culturas…».

--Paolo Scarafoni: Queremos subrayar el papel especial de la mujer en el contexto de las diferentes culturas. Hoy se piensa que la comunicación y la globalización traerán una especie de aplastamiento de las culturas. Sin embargo, tenemos que ver también el aspecto positivo de la globalización. Una comunicación mayor y más difundida favorece el encuentro entre las culturas y, de este modo, se enriquecen.

En la sociedad que está surgiendo se podrá constatar cada vez más claramente el papel de la mujer en el mundo del trabajo. Se convierta especialmente en protagonista del mundo de la educación y la cultura, en particular de la expresión artística y religiosa.

--Zenit: Es curioso que sea precisamente un Ateneo Pontificio de Roma, en el que estudian en buena parte seminaristas y sacerdotes, quien organice un congreso sobre las mujeres, sobre las laicas, y, por si fuera poco, comprometidas con el nuevo feminismo…

--Paolo Scarafoni: La Iglesia ha comprendido muy bien la importancia del papel de la mujer y por eso está tratando de valorarlo cada vez más. Además, este Papa ha dado un empuje tremendo a esta causa, de hecho ha sido uno de los que más ha defendido a la mujer en la Iglesia.

Juan Pablo II es el Papa que ha canonizado al mayor número de santas; el que ha nombrado doctora de la Iglesia a santa Teresita de Lisieux; y el que está promoviendo la idea de declarar doctora de la Iglesia a Edith Stein.

Este pontífice habla de María y de su devoción tanto con los obispos como con los Jefes de Estado.

Si analizamos profundamente la vida de la Iglesia, su vida sacramental, su vida apostólica, nos daremos cuenta de que las mujeres son auténticas protagonistas, comenzando por la oración. Incluso desde el punto de vista numérico: las religiosas de clausura, las consagradas, son tres veces más numerosas que los hombres. La identidad de la Iglesia se caracteriza fuertemente por su dimensión femenina: la Iglesia, de hecho, es esposa de Cristo.

--Zenit: Se puede decir que el futuro de la Iglesia está en manos de la mujer.

--Paolo Scarafoni: Lo que es seguro es que para la nueva evangelización el papel de la mujer es fundamental. Basta pensar en el número de catequistas, de maestras, en el papel que las mujeres desempeñan en la educación dentro de la familia. Dentro de la Iglesia, la mujer tendrá un papel cada vez mayor, pues forma parte de su naturaleza la tarea de unir. Por este motivo tenemos que promover la labor de las mujeres, su protagonismo: mujeres apóstoles.

Para más información puede enviar un mensaje de correo electrónico a donnaeculture_ateneo@yahoo.it