Necesitamos urgentemente una solución, llamada a la paz en Siria

El patriarca de Damasco afirma que, desde que comenzó la guerra, 400.000 cristianos han huido del país

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 780 hits

En un comunicado enviado a la fundación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), Gregorio III Laham, patriarca de la Iglesia greco-católica melquita de Siria, afirma que «el sufrimiento del país supera todo límite» y que el conflicto «ha segado la vida de miles y miles» de personas, tanto civiles como militares. El patriarca, que tiene su sede en Damasco, asegura que desde que comenzó el conflicto, hace dos años, hasta 400.000 cristianos sirios fueron desplazados en el país o huyeron al extranjero. Añade que «no queda ningún lugar seguro en Siria» y que «toda Siria se ha convertido en un campo de batalla».

En su comunicado, el patriarca Gregorio afirma que los cristianos corren especial peligro ante los ataques de los extremistas. El mismo señala: «El futuro de los cristianos en Siria está amenazado no por los musulmanes, sino… por el caos… y por la infiltración de incontrolables grupos fanáticos y fundamentalistas».

El patriarca Gregorio sigue diciendo que, desde comienzos de 2011, más de mil cristianos fueron asesinados, que «en pueblos enteros se ha eliminado la población cristiana» y que más de cuarenta iglesias y otros centros cristianos (escuelas, orfanatos y centros de salud) resultaron dañados o incluso destruidos.

El patriarca expresa que las amenazas al cristianismo en Siria tienen amplias consecuencias ya que durante décadas, el país había proporcionado un refugio a los fieles cristianos procedentes de El Líbano, de Irak y de otros lugares. Asegura además que el conflicto representa una grave amenaza para los musulmanes, por enfrentar una tradición islámica contra otra.

El patriarca Gregorios cree que, a pesar de haberse recrudecido la violencia, la paz es posible. En su comunicado hace un llamamiento a la acción a los líderes de las naciones árabes, de Europa, los países americanos, las organizaciones mundiales y los Premios Nobel de la Paz.

Afirma: «Estamos seguros de que, a pesar de nuestros problemas, todos los sirios —Gobierno, partidos políticos, musulmanes sunitas y chiítas, alavíes, cristianos y drusos— somos capaces de entablar un diálogo…» Por último, concluye: «Teniendo en cuenta todos esos peligros, sufrimientos y desgracias que afectan a todos los ciudadanos, nos preguntamos si no existe otra manera de hablar o de actuar que la guerra, las armas, la violencia, el odio y la venganza. Necesitamos urgentemente una solución».

Para saber más: www.ain-es.org.