Nicaragua: los obispos comparten el texto del diálogo con el presidente

La reunión entre la Conferencia Episcopal y el mandatario Daniel Ortega abordó temas como familia, Derechos Humanos o evangelización

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 607 hits

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua han dado a conocer el texto del discurso íntegro que se pronunció ante el presidente Daniel Ortega el pasado 21 de mayo de 2014, a quien "agradecen su gentileza en escucharnos y dialogar con nosotros".

En este discurso, los obispos han querido hacerse "eco de las inquietudes y esperanzas de la nación en un modo profético, propositivo y esperanzador". Asimismo explican que "desde la fe como Iglesia hemos propuesto convicciones que luego puedan traducirse en acciones políticas", tal y como propone la Evangelii Gaudium.

Los obispos afirman que el encuentro con el presidente Ortega "en sí mismo es un signo del reino de Dios, en cuanto acercamiento humano, respetuoso, sin prejuicios y con buena voluntad". Del mismo modo, los prelados de Nicaragua indican que el documento ha sido acogido "con mucho interés y respeto" por parte del mandatario e invitan a los fieles y ciudadanos a que el texto sea "objeto de reflexión y de oración, a fin de que con la gracia de Dios y nuestro compromiso ciudadano, se transforme en práctica eficaz".

"Ciertamente estamos satisfechos con el encuentro, creemos que ha habido buena disponibilidad, apertura, receptividad en la escucha", dijo el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor René Sándigo, al referirse a la reunión que duró más de cuatro horas, según indica la Agencia Prensa Latina.

En el documento, que lleva el título de “En búsqueda de Nuevos Horizontes para una Nicaragua mejor", se abordan temas como la familia, el problema social, Derechos Humanos, el caso del Vicariato Apostólico de Bluefields, la evangelización y el respeto por la institución. Y de este modo, en cada asunto tratado se describe la realidad y se propone una solución desde el punto de vista de la comunidad eclesial.

Para concluir el discurso, los obispos indican que "no hemos querido acusar a nadie, pero sí abrir horizontes y generar esperanza para toda la nación" así como "ofrecemos con humildad y esperanza nuestras reflexiones, que brotan de nuestra fe en Cristo y del Magisterio de la Iglesia y se nutren continuamente de nuestro amor al pueblo que el Señor nos ha confiado para su cuidado pastoral".