Nigeria: masacre de cristianos, noventa muertos

Asesinado también un senador cristiano

| 2128 hits

ROMA, lunes 9 julio 2012 (ZENIT.org).- No cesa la violencia en Nigeria, que estalló de nuevo en el estado de Plateau. Se han encontrado cincuenta cadáveres quemados en una iglesia. Durante los funerales de las primeras víctimas, fue asesinado un exponente político cristiano. Ha sido declarado el alto al fuego nocturno en la región.

Vuelve a estallar la violencia en el estado nigeriano de Plateau: hombres armados atacaron entre el sábado y el domingo numerosas aldeas cristianas cerca de Jos. Hay decenas de víctimas que, según “Nueva China” son al menos 90, 50 cadáveres quemados fueron hallados en una iglesia. Este domingo, durante los funerales, fue atacado y asesinado un senador cristiano.

Según refiere, entre otros, la BBC, este sábado centenares de armados atacaron las aldeas cristianas. La prensa local cita las aldeas de Kakuruk, Kuzen, Ngyo, Kogoduk, Ruk, Dogo, Kufang, Kpapkpiduk y Kai.
Este domingo, escribe “Nueva China”, citando fuentes de la seguridad nigeriana, fueron descubiertos 50 cadáveres quemados enn una iglesia de la aldea de Matsai.

Los reporteros de la agencia refirieron que durante la tarde, mientras se celebraban en Jos los funerales de masa de las víctimas, un grupo armado abrió fuego, matando a veinte personas.

Entre ellos, escribe el Herald Tribune, citando al portavoz del gobernador del estado, también el semador de Plateau norte, Gyang Dantong, y el líder de la mayoría parlamentaria del estado, Gyang Fulani.

Las autoridades acusan a los pastores de la tribu fulani, de religión musulmana. Los representantes de la comunidad, citados por la prensa local sin embargo lo niegan, y acusan a los militares nigerianos de haber lanzado ataques contra los miembros de su propia tribu.

Jonah Jang, gobernador del estado de Plateau, escenario en las últimas 24 horas de una serie de masacres en aldeas cristianas con decenas de víctimas, ha impuesto un alto al fuego nocturno en cuatro zonas, con efecto inmediato, por razones de 'seguridad'”.

El 'presidente del estado nigeriano, David Mark, definió el ataque un “asesinato”. “Como nación, debemos alzarnos contra aquellos que quieren hacernos retornar al estado salvaje, donde la vida no tenía valor”, precisó.