Nigeria: Un conflicto interno olvidado

Extremistas liberaron al arzobispo anglicano Ignatius Kattey tras siete días secuestrado

Milán, (Zenit.org) Abraham Cutipa Galindo | 1518 hits

Una sociedad dividida por el extremismo en Nigeria. La frecuente violencia contra las familias cristianas se está radicalizando por los grupos islámicos extremistas y según algunas fuentes informativas locales, esta persecución estaría fomentada principalmente por el grupo extremista Boko Haram.

Por ejemplo el último 8 de septiembre, la agencia de noticias Tempi informaba que un grupo de musulmanes de la etnia Fulani, exterminó a una familia cristiana compuesta de cinco miembros, en el puebo de Kungte, región de Plateu. El mismo día otro cristiano fue asesinado mientras retornaba a Kungte.

Por ello, los enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas de gobierno no cesan, dado que las actividades de Boko Haram han ido en aumento en las zonas fronterizas del estado nigeriano de Borno, que comparte fronteras con Camerún, Níger y Chad. Solo el 11 de septiembre, al menos diez combatientes de Boko Haram murieron en dos ataques aéreos del ejército nigeriano en el estado nororiental de Borno, informó un vocero del ejército.

Y el panorama de la convivencia religiosa en Nigeria se agravó aún más en los últimos días... Porque desde el 6 de este mes hasta el viernes 13 los extremistas tuvieron secuestrado al arzobispo de la diócesis anglicana del Delta del Níger, Ignatius Kattey, por quien pidieron un alto rescate. Hoy la agencia EFE cita fuentes locales que niegan pago alguno para su liberación.

Matar en nombre de Dios

De la convivencia pacífica entre cristianos y musulmanes ha surgido un radicalismo extremo de militantes islámicos dirigido por Boko Haram, que combate contra el gobierno de turno de Goodluck Jonathan, con el propósito de dividir la Nigeria y crear un estado islámico en la parte norte del país.

Según la revista virtual Meridiani Relazioni Internazionale, Boko Haram promueve un Islam radical al punto de prohibir a los musulmanes tener una relación de actividad social y política con las costumbres de la sociedad occidental, al punto de negarles de usar camisetas, pantalones o de recibir educación laica.

Otro ejemplo de su accionar es el tráfico de armas y de droga, que es uno de los motores para que avance este radicalismo religioso. Pero detrás de ello no solo está el aspecto religioso, sino también el interés transnacional de las riquezas naturales que ofrece este país africano.

Riqueza de hidrocarburos

Empresas privadas provenientes de China, India y Estados Unidos pusieron los ojos en el Africa subsahariana porque posee enormes reservas de petróleo y de gas. También es rico en piedras preciosas, lo cual serviría para abastecer el mercado europeo, asiático y americano.

Según la periodista Margherita Paolini, de la revista italiana Limes, en el África la reserva de petróleo al año 2020 sería aproximadamente de 200 millones de barriles, con lo cual estaría cubriendo gran parte del consumo del mercado mundial. Mientras que en lo que respecta al gas, el África tiene reservas estimadas en 458 trillones de pies cúbicos, y que en ese sentido el país nigeriano ocupa el primer lugar en reservas de gas de todo el continente africano.

Pero así como existe un interés mundial por los hidrocarburos de las transnacionales, se debería promover en Nigeria una mayor y mejor educación, además de abrir caminos que lleven a la tolerancia y al diálogo entre cristianos y musulmanes.

Solo en el África subsahariana existen dos mil etnias y 800 tipos de lenguas que se hablan, por lo tanto es necesario que los gobiernos y las empresas privadas fomenten la estabilidad en el país, preservando el medio ambiente y otorgando calidad de vida a la gente de la zona. Al respecto, cabe recordar que al año 2011 se contaban cerca de veinte millones de niños malnutridos en el Asia meridional y en el África subsahariana.

La sociedad nigeriana hasta el año 2012 tenía una población de más de 160 millones, de los cuales el 52,6% representan a los cristianos, mientras que los musulmanes en su mayoría de procedencia sunnita son 41%. También existe en menor cantidad el culto indígena africano, que representa un 6% de las etnias.