No es posible dejar a los niños solos ante los medios de comunicación, pide el Papa

Comentario vaticano al tema de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

| 1062 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 17 mayo 2007 (ZENIT.org).- No es posible dejar a los niños solos a la merced de los medios de comunicación, asegura Benedicto XVI en vísperas de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el próximo 20 de mayo de 2007.



Así lo explica el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales en un comentario publicado al mensaje que el Papa ha escrito con esta ocasión y que lleva por tema: «Los niños y los medios de comunicación social: un reto para la educación».

« El Santo Padre recuerda que los niños no están solos, no deben estar solos ante los estímulos tan atractivos que reciben de los medios y que a veces les lleva a confundir la realidad con la ficción», explica el comentario publicado por el Consejo presidido por el arzobispo John P. Foley.

«En primer lugar los padres, pero también la comunidad parroquial y diocesana, así como los maestros y profesores, han de comprender los lenguajes mediáticos para ser ellos mismos selectivos, y poder acompañar y ayudar a los niños de modo que disciernan y elijan progresivamente con acierto qué mensajes, qué programas, qué videojuegos son óptimos para su formación».

«El objetivo de todo esto es que los pequeños no sean arrastrados hacia temáticas y enfoques empobrecedores y engañosos que, bajo la aparente bandera de la libertad, los lanzan a una búsqueda insaciable de novedad que a la larga les deteriora y deprime», indica el comentario.

«Se trata de que aprendan a elegir por sí mismos aquello que les construye y les hace crecer en el bien y la alegría: "La belleza, que es como un espejo de lo divino, inspira y vivifica los corazones y mentes jóvenes, mientras que la fealdad y la tosquedad tienen un impacto deprimente en las actitudes y comportamientos"», dice el Papa en su mensaje.

El Consejo Pontificio recuerda que el Papa lanza además «una fuerte invitación a los responsables de los medios para que pongan en primer lugar el respeto a la persona humana».

«Comprendiendo que a veces los operadores de los medios se ven sometidos a intensas presiones comerciales --explica la Santa Sede--, sin embargo exhorta a ellos y a los productores "a salvaguardar el bien común, a preservar la verdad, a proteger la dignidad humana individual y a promover el respeto por las necesidades de la familia"».