"No me veréis morir": la biografía del beato Ceferino Jiménez Malla

Un audio-libro celebra el 75 aniversario del martirio del patrono de los gitanos

| 1692 hits

ROMA, miércoles 7 de diciembre de 2011 (ZENIT.org) – “El Pelé”: así era llamado Ceferino Jiménez Malla, el primer gitano proclamado beato en la historia de la Iglesia. Un audio-libro celebra el 75 aniversario de su entrega de la vida por la fe.

Ceferino Jiménez alla, hijo de la cultura gitana, vivió una infancia nómada, se casó a los dieciocho años, pero no tuvo nunca hijos, aunque adoptó a una sobrina, Pepita, a la que quiso como tal. Honesto comerciante de caballos, fue muy respetado, tanto en el ámbito gitano, entre sus amados calés, como fuera de él.

Murió mártir, en 1936, en la guerra civil española, después de ser brutalmente fusilado en un cementerio por haber defendido a un sacerdote. Fue elevado al honor de los altares, el 4 de mayo de 1997, por Juan Pablo II que lo proclamó “patrono de todos los gitanos”.

Sin embargo, se sabe poco de la vida de Ceferino ya que, como analfabeto, no dejó ningún escrito. Quedan, sin embargo, los testimonios y recuerdos de quien lo conoció verdaderamente y tuvo el honor de apreciar la humanidad, la sencillez y la profunda fe, más que nadie de su adorada nieta, Maruja.

Han sido estos recuerdos los que han hecho posible la creación del audio-libro “No me veréis morir”, realizado con la colaboración de la Caritas Italiana y la Fundación Emigrantes, con ocasión del 150 aniversario de su nacimiento en 1861 y el 75 de su martirio.

El audio-libro, presentado en Roma el 6 de diciembre, en la sala Marconi de la Radio Vaticana, forma parte de la serie Phonostorie, un proyecto educativo-cultural que, desde 2007, a través de un libro y de un CD donde actores dan vida al personaje recitando algunos de sus fragmentos, quiere dar a conocer a algunas de las gloriosas personalidades de nuestro siglo.

Después de la madre Teresa de Calcuta, Alcide de Gasperi, Chiara Lubich y muchos más, ahora le tocó el turno al sencillo Ceferino, con una biografía que es un “desafío” para los productores, como declaró el maestro Mite Balducci, compositor de la música original de la obra. “Esta Phonostoria ha sido para nosotros una prueba particular --explica- por el hecho de que no tenemos ningún tipo de texto escrito de Ceferino ya que no era capaz de escribir”.

“No se encuentra, por esta razón, una frase del beato --prosigue--. Sólo el título No me veréis morir, frase pronunciada durante el periodo de cárcel y recordada por su nieta; todo lo demás está construido sobre los testimonios, los mismos que fueron analizados durante el proceso de beatificación”.

El audio-libro, enriquecido con la introducción de Susana Tamaro, está imaginado como un diálogo entre algunos gitanos que, alrededor de un fuego, recuerdan al beato y sus virtudes, describiéndolo como un personaje casi mítico.

Así, de hecho, estaba considerado por sus amados calés: un mito, un líder o, como dijo un amigo de su etnia, en el proceso donde fue acusado injustamente de hurto, el “santo patrón de los gitanos”.

Un ejemplo de vida, por tanto, más actual que nunca, que nos recuerda a todos nosotros “la vocación universal a la salvación y a la santidad, de la que habla el capítulo V de la Lumen Gentium”, como destaca monseñor Bruno Schettino, presidente de la Comisión Episcopal italiana para las Migraciones. “Los fieles de cualquier estado, etnia o grado social están orientados hacia esta llamada, nadie está excluido --insistió el arzobispo- y para muchos gitanos la vida de su patrón puede ser un aliciente para integrarse en el territorio, en la vida de la Iglesia y, en el mismo momento, también aceptar las reglas de la vida social”.

Del mismo modo, el modelo de vida del beato puede ser una manera para todos nosotros de adentrarnos en un mundo “a menudo prejuzgado por nosotros mismos”, declaró Piero Damosso, periodista del telediario1 de la RAI.

En la misma línea de pensamiento, monseñor Vittorio Nozza, director de Caritas Italia, que invitó a conocer en la persona de Ceferino “los restos de 'otra' cultura, que a menudo es reducida a una imagen estereotipada y víctima de marginación, causada por la identificación del chivo expiatorio en el que se centra todo el descontento social”.

Una biografía recitada y con música, por tanto, que abre una rendija de esperanza a los pueblos rom para superar las barreras de los prejuicios. Pero también es una ocasión para que los “payos” --nombre con el que los rom españoles denominan a los no gitanos- favorezcan el encuentro y el conocimiento de esta cultura y de sus valores de solidaridad familiar; de respeto a las mujeres y a los ancianos; de amor a la patria y al trabajo; mucho más cercanos de lo que se piensa, pero que a menudo no se ve.

“Gracias al modelo de vida ofrecido por Ceferino y a la atención dedicada por la Iglesia, el rostro de los gitanos asume una coloración diversa”, afirmó conmovido Bruno Morelli, único gitano presente, huésped sorpresa del encuentro, quien añadió que “no se habla ya de criminalización, sino también de los valores de una etnia tan injustamente apartada en numerosas ocasiones”.

Concluyó el encuentro, así como el audio-libro, con la balada de Fabrizio De Andrè, Khorakhané (nombre de una tribu gitana de proveniencia serbio-montenegrina): poema conmovedor dedicado al mundo de los desheredados y de los gitanos.

Por Salvatore Cernuzio

[Traducción del italiano por Carmen Álvarez]