Novedades en la biografía de Edith Stein

Su conversión no fue una «casualidad»

| 1026 hits

ROMA, domingo, 28 enero 2007 (ZENIT.org).- Edith Stein (1891-1942) no se convirtió al cristianismo porque le cayera casualmente un libro de santa Teresa de Jesús en las manos. Su decisión ya había madurado y ese volumen lo estaba buscando, y fue el determinante que la llevó al catolicismo y no al protestantismo.



Así, la santa compatrona de Europa, judía, filósofa, carmelita y mártir sabía ya de la existencia de este libro que hasta el momento, en las biografías que circulan, parecía que ignorara.

Es una de las novedades que han salido a la luz recientemente y que el padre Ulrich Dobhan, ocd, comentó en la presentación de la obra completa de Edith Stein (Teresa Benedicta de la Cruz) en la Universidad Pontificia de Letrán en Roma.

El carmelita alemán dijo que la conversión de Edith Stein, alimentada por la lectura de la autobiografía de Santa a Teresa de Jesús, no fue «una casualidad»: este libro no le cayó entre las manos sin más, como Teresa Renata Posselt escribió en su primera biografía de la santa, sino que fue Edith Stein a buscarlo.

En efecto, el 24 o el 25 de mayo de 1921, cuando encontrándose en casa de las hermanas Reinach en Gottinga (Alemania) --Anne, viuda de Adolf Reinach y Pauline, hermana de él-- le fue brindada la oportunidad de elegir un libro de su biblioteca, fue la misma filósofa a elegir el volumen: «Vida de Santa Teresa de Ávila, escrita por ella misma».

Para el padre Ulrich Dobhan, estudioso de Santa Teresa y de Edith Stein, que la santa carmelita buscara adrede esta obra está claro. Según explicó a Zenit después de la conferencia, «Edith, probablemente ya en el semestre veraniego del 1918, durante las lecciones de Husserl a la universidad de Freiburg sobre el libro de Rudolf Otto "Das Heilige", leyó el nombre Teresa de Ávila, porque viene mencionado una vez en aquel libro».

La lectura de este libro también le llevó a la decisión de hacerse carmelita, aunque, por orden de sus directores espirituales tuvo que esperar hasta el octubre de 1933 para realizar este deseo, cuando, como consecuencia de la ascensión al poder de Hitler, no le fue posible ya elegir ninguna actividad en el mundo.

Ulrich Dobhan, que ha supervisado la edición alemana de la obra de Edith Stein (ESGA), expuso que ésta, después de leer el famoso libro de santa Teresa de Ávila, dijo que había encontrado «la verdad» refiriéndose a lo que más tarde llamará la «verdadera fe», es decir la católica.

«La exclamación “Ésta es la verdad”, que se pone generalmente en labios de Edith siguiendo la biografía de Teresa Renata Posselt después de haber leído la autobiografía de la santa española, no corresponde a lo que dijo ni refleja ni siquiera el proceso espiritual de Stein», aclaró Dobhan a Zenit.

«Aquí no se habla del paso del ateísmo de Stein al cristianismo sino de la cuestión de hacerse protestante como muchos de sus amigos o católica», explicó el padre Doblan.

Según el carmelita Ulrich Dobhan, «para entender bien Edith Stein, en el momento de su conversión, hace falta leer bien la autobiografía de Santa Teresa de Ávila, porque ella la llevó a la decisión de hacerse católica, después de que ya se hubiera decidido a convertirse al cristianismo, impresionada por las conferencias de Max Scheler en su período católico, pero sobre todo animada por la actitud heroica de Anne Reinach, cuyo marido Adolf cayó en la guerra en el noviembre de 1917».

La obra completa de Stein en castellano ya está prácticamente completada por la editorial Monte Carmelo.