Nueva perspectiva de las relaciones entre Galileo y la Iglesia

A través de un libro de Mariano Artigas y William Shea

| 877 hits

MADRID, 31 marzo 2003 (ZENIT.org).-«Galileo en Roma. Crónica de 500 días» (Ediciones Encuentro) es el volumen que vuelve a tratar la relación entre ciencia y fe en el caso Galileo, ahora desde la perspectiva de los seis viajes que el científico realizó a Roma para entrevistarse con el Papa.



Mariano Artigas, físico, filósofo y profesor de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Navarra, y William Shea, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de Padua (uno de los más destacados expertos sobre el tema Galileo a nivel mundial) son los responsables de la publicación del libro en español.

Según los autores, «la carrera científica de Galileo se puede contemplar de un modo nuevo y fascinante cuando se considera desde la perspectiva de la ciudad donde, por encima de cualquier otro sitio, deseaba que se le conociera y se le aprobara. Esto es lo que nuestra obra hace por vez primera».

«Galileo realizó seis largas visitas a Roma, donde estuvo unos 500 días, y se reunió con el Papa, con eclesiásticos de alto rango, con literatos y con otros científicos», explicó Mariano Artigas.

La obra está dividida en seis capítulos, uno por cada desplazamiento a Roma, e incluye 32 páginas de ilustraciones comentadas.

El libro, que según Mariano Artigas «está basado completamente en los documentos originales --cuyas referencias se encuentran al final del libro--, no discute las interpretaciones del caso: proporciona los datos para que el lector los conozca por sí mismo y esté en condiciones de responder a las preguntas que se plantean habitualmente».

En este sentido, precisó que «este proceso es todavía un símbolo de las relaciones, no siempre fáciles, entre ciencia y religión, y un punto de referencia obligado en la historia de la ciencia y de la cultura, con amplias repercusiones en la actualidad».

El profesor Artigas cree que «ni siquiera los católicos conocen bien el caso Galileo, aunque se utiliza con frecuencia para atacar a la Iglesia».

Sin embargo, unas palabras del propio Galileo, que los autores citan en el libro, explican cuáles eran los sentimientos del científico hacia la Iglesia: «Tengo dos fuentes de consuelo perpetuo. Primero, que en mis escritos no se puede encontrar la más ligera sombra de irreverencia hacia la Santa Iglesia; y segundo, el testimonio de mi propia conciencia, que sólo yo en la tierra y Dios en los cielos conocemos a fondo».

Según el profesor, este libro presenta «un esquema fácil de retener que facilita mucho la comprensión del caso», y añade: «confío en que resulte útil para que muchas personas conozcan de primera mano qué sucedió y por qué».

Los autores han elegido las siguientes palabras de Juan Pablo II para presentar el libro: «La escritura de la historia se ve obstaculizada a veces por presiones ideológicas, políticas o económicas; en consecuencia, la verdad se ofusca y la misma historia termina por encontrarse prisionera de los poderosos. El estudio científico genuino es nuestra mejor defensa contra las presiones de ese tipo y contra las distorsiones que pueden engendrar» (1999).

Los autores agradecen especialmente la colaboración de monseñor Alejando Cifres, quien --según afirman-- «ha convertido el Archivo Vaticano de la Congregación para la Doctrina de la Fe en un lugar agradable para trabajar».

La edición inglesa de este libro, que aparecerá próximamente, correrá a cargo de Oxford University Press.