Nuevas creencias en los fenómenos religiosos y en la magia

Por el profesor de teología de Manila José Vidamor B. Yu

| 1353 hits

MANILA, jueves, 18 marzo 2004 (ZENIT.org).- Publicamos la intervención del profesor José Vidamor B. Yu, de Manila (Filipinas) pronunciada en la videconferencia mundial de teología organizada por la Congregación para el Clero (http://www.clerus.org) sobre «La Iglesia, la Nueva Era y las sectas», el 29 de febrero.



Nuevas creencias en los fenómenos religiosos y en la magia




Hacia el fin del milenio, el hombre ensalzaba sus deseos de una nueva humanidad que se liberara de distintos problemas humanos y del desorden del mundo a través de una nueva filosofía, espiritualidad o estilo de vida. En los comienzos de un nuevo milenio, se tuvo que desarrollar una nueva religión y una nueva forma de practicar la fe haciendo hincapié en lo que es fácil o pragmático. Algunos empezaron a considerar el ocultismo, la magia y los fenómenos religiosos a través de los ritos religiosos precristianos. El hambre de trascendencia que se hace evidente hoy entre algunas personas aparece en el deseo de éstas de unirse a las fuerzas de la naturaleza, mediante el redescubrimiento de los misterios que yacen ocultos en el mundo y los poderes que tienes unos supuestos seres extraterrestres. Han fomentado que la persona humana busque la legitima espiritualidad muy lejos de las religiones tradicionales. La idea de una nueva espiritualidad se basa a menudo en nuevas interpretaciones y creencias en ocurrencias religiosas y en la magia. La gran confusión creada por las doctrinas religiosas y los juicios morales han hecho que muchas personas se alejen de la fe cristiana y se pasen a prácticas mágicas. La magia y los fenómenos religiosos muy a menudo están en relación con la naturaleza.

Ideas Neo-Gnósticas: Reaparición de creencias en el Poder de la mente
El Neo-gnosticismo es un nuevo fenómeno religioso actual. El gnosticismo fue una de las primeras amenazas para la propagación del Cristianismo en la Iglesia primitiva. Cuando la Iglesia estaba buscando una mayor pureza de su doctrina y su fe, el gnosticismo se convirtió en un obstáculo relevante para la espiritualidad cristiana. El gnosticismo cree que la existen misterios y poderes ocultos en las Sagradas Escrituras que sólo unos pocos que poseen poderes y dones mentales elevados pueden descifrar. Este empuje hacia un conocimiento superior y el revivir del esoterismo encuentran un lugar privilegiado en las creencias de la Nueva Era.

La reaparición de estas nuevas enseñanzas gnósticas se convirtió en un nuevo fenómeno religioso mediante diferentes prácticas que pueden "fortalecer la voluntad humana, haciendo uso de supuestos poderes cósmicos secretos." (Norberto Rivera Cardinal Carrrera, A Call to Vigilance, 1996, no.17) Juan Pablo II afirma que hay un "retorno a las antiguas ideas gnósticas bajo del disfraz de la llamada New Age: No podemos engañarnos a nosotros mismos creyendo que esto llevará a una renovación de la religión. Es simplemente una nueva forma de practicar el gnosticismo – esa actitud del espíritu que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios da como resultado una distorsión de Su Palabra reemplazándola con palabras puramente humanas. El gnosticismo no ha abandonado nunca completamente el reino del cristianismo. Por el contrario, siempre han existido codo con codo con el Cristianismo, a veces ha tomado la forma de un movimiento filosófico, aunque muy a menudo asume las características de una religión de una pararreligión en claro, y a veces declarado, contraste con todo lo que es esencialmente cristiano". (Crossing the Threshold of Hope, página 90).

La Nueva Era está orientada hacia la intuición que intenta apropiarse de los misterios, lo desconocido y de los poderes no desarrollados del cerebro. Los procesos de transformación son muy comunes y se manifiestan en el resurgir de la clarividencia, la telepatía, la curación psicológica, la psicometría, las experiencias de separación del cuerpo, las percepciones extrasensoriales, el hipnotismo y la tecnología de control de mente y cerebro, la psicoquinesis, la meditación, la programación subliminal, la búsqueda de la conciencia, la proyección astral y otras prácticas ocultistas. Edgar Cayce ha mencionado el trabajo y contacto de una persona con el inconsciente y los niveles más profundos de la mente permiten a las personas tener la capacidad de comunicarse con los espíritus, los ángeles, los guías espirituales, los maestros espirituales y los arcángeles. Se cree que el hombre debe conocer la existencia de las energías divinas que posee el cosmos. El conocimiento cósmico y la experiencia esotérica de estas leyes darán su potencia al hombre mediante un proceso de despertar a una transformación gradual para conseguir darse cuenta de su verdadera naturaleza divina.

Creencias Neo-Paganas
El Neo-paganismo es un concepto que ha entrado en los escritos cristianos sobre la Nueva Era con el fin de reorientar concretamente sobre lo que es la espiritualidad de la Nueva Era como una manera de reacción a las religiones tradicionales, en particular la fe judeocristiana. Esto se consigue mediante la celebración de rituales precristianos antiguos. El núcleo duro de la filosofía neo-pagana es la crítica del cristianismo. Creen que cualquier religión o práctica espiritual que precedieron al cristianismo son más genuinas o reales. El documento sobre la Nueva Era redactado por el Consejo Pontificio para la Cultura y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso reconoce que "todo lo que precedió al cristianismo se tiene por algo más genuino en relación con el espíritu de tierra o nación, una forma incontaminada de religión, en contacto con los poderes de la naturaleza, a menudo matriarcal, mágica o chamánica." La humanidad puede volver a sus orígenes y experimentar una forma mucho más sana si retoma la práctica de los ciclos naturales como es el caso de las fiestas agrícolas.

Los seguidores de la New Age creen que aparecerá un nuevo maestro o Mesías para acompañar hacia la Nueva Era. "la búsqueda que a menudo conduce a los seguidores de la Nueva Era es un anhelo genuino: una espiritualidad más profunda, una búsqueda de algo que llegue a sus corazones y como una forma de dar sentido a un mundo que a veces es confuso y alienante." (Consejo Pontificio para la Cultura y Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso). Las prácticas neo-paganas incluye tradiciones espirituales relacionadas con la tierra, las festividades y ciclos de las estaciones, la espiritualidad feminista, la magia y la brujería. La palabra pagano proviene de la palabra "pagani" que significa "labradores del terreno" en contraste con la iglesia institucional de la ciudad.

La práctica de la magia es muy utilizada en la Nueva Era, como medio para obtener poder. La magia se utiliza como técnica para explicar y control el mundo ante la ausencia de métodos o doctrinas para hacerlo. El ocultismo, el esoterismo y la magia han formado parte de los fenómenos religiosos de la nueva que tienen poderes especiales para convertirse en dioses y diosas o para ser de naturaleza divina.

El «channeling» o canalización: nueva fuente de autoridad espiritual
La New Age como espiritualidad vagabunda ha sido canalizada como una nueva fuente de revelación. Se ha convertido en un medio para proporcionar información y comunicación, a partir de un ser humano de fuentes paranormales. Normalmente, las fuentes paranormales son de dos tipos: en primer lugar, está formada por espíritus y almas entre los que se encuentran los maestros, los espíritus de los muertos, y los ángeles. Esto requiere que un ser espiritual y una entidad humana hablen. Se cree que las nuevas revelaciones, informaciones y comunicaciones provienen del mundo de los espíritus que el mundo normal o fenoménico no posee. En segundo lugar, el fuero interno o yo interior. Esta dimensión más interior y sobrenatural de un hombre no se puede alcanzar a través de la conciencia humana regular. Esto implica un método de la intuición que proporciona una acceso divino a nosotros mismos. Esta forma de «channeling» (canalización) la puede hacer y alcanzar la persona que sea capaz de unificar el conocimiento profundamente consigo mismo. Esto se llama normalmente el Yo Superior, el Dios Yo o el Maestro Interior. Las personas deben desarrollar sus propias capacidades psíquicas y ejercitar sus poderes internos para poder ver a través del yo interior.

El camino hacia el yo interior se caracteriza para el descubrimiento de si mismo y por la transformación. Uno debe crear su propia realidad. La autoayuda se convierte en un término operativo ya que la metamorfosis personal se realiza a través de los propios esfuerzos realizados. Los mediums creen que algunas manifestaciones como los ángeles y los maestros espirituales son de hecho seres espirituales que no son de Dios sino que son fuerzas de autoridad espiritual. "Queda claro que, por lo menos en teoría, la New Age no reconoce a menudo ninguna autoridad espiritualidad por encima de la experiencia interna personal." Comúnmente se cree en el entorno de la New Age que la salvación proviene del conocimiento en vez de hacerlo de la fe.