Nuevas restricciones de la ONU al comercio de armas

Por primera vez se aprueba un tratado para el control de armas convencionales

Madrid, (Zenit.org) Nieves San Martín | 870 hits

Sorprende que, desde los años 90, existan restricciones a la comercialización y el uso de las armas de destrucción masiva, pero no haya una normativa paralela para el control del comercio de armas convencionales. La Santa Sede siempre ha mantenido una postura de defensa de la limitación de las armas convencionales. Ahora ha sido escuchada su petición.

El martes pasado, la Asamblea General de la ONU votó por amplia mayoría, por primera vez, la firma de un acuerdo global para regular el comercio de armas convencionales. Después de un estancamiento de casi diez años en las negociaciones, el resultado de la votación fue anunciado en medio de un gran aplauso en la sede de la ONU. 154 países votaron a favor, 23 se abstuvieron, mientras que sólo tres países, Corea del Norte, Irán y Siria, como se esperaba, votaron en contra.

El término "armas convencionales" incluye armas de fuego y carros de combate, artillería, aviones de combate, buques de guerra, misiles y rifles de asalto.

El acuerdo prohíbe a los países firmantes participar en futuras exportaciones de armas a terceros países en el caso de que se pueda producir "un genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra".

Así mismo, se excluyen áreas donde estén amenazadas las leyes humanitarias internacionales y las transferencias de armas a terroristas o criminales.

Además, los estados deben comprometerse a hacer todo lo posible para que las armas no caigan en las manos equivocadas de una manera indirecta.

El acuerdo se basa en gran medida en el consenso y la cooperación de los gobiernos respectivos. Las Naciones Unidas sólo pueden ejercer una presión moral y política sobre cada uno de los estados firmantes.

El tratado entra en vigor 90 días después de que haya sido ratificado por al menos 50 estados, que podría ser a finales de año. Es de lamentar que Rusia y China, quinto mayor exportador de armas, se hayan abstenido. Estados Unidos, principal país exportador de armas, ha cambiado su política relativa a las armas en el segundo mandato del presidente Obama, y aboga abiertamente por las restricciones de la ONU sobre el tráfico de armas.

La lucha interna entre poderosos grupos de presión pro-armas en Estados Unidos, como la Asociación Nacional del Rifle (NRA), está servida. El Senado de Estados UnidosE.UU. esta asociación amenazó con luchar contra la ratificación del tratado. Las exportaciones de Alemania, Francia, Inglaterra e Italia, productores de maquinaria de guerra, o de otros países de la Unión Europea no se ven afectados por el acuerdo, porque los actuales reglamentos de la UE a la exportación son más estrictos que el nuevo tratado.

Aunque los principales contratistas de defensa, como China y Rusia no cederán ante el acuerdo y las opciones de control se pronuncian mucho, dio la bienvenida al grupo de derechos humanos Amnistía Internacional votación de ayer por la Asamblea General de la ONU como un "momento histórico".

Satisfecha con el resultado la Santa Sede, que tiene un observador permanente en Naciones Unidas, el indio arzobispo Francis Chullikatt,. Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica señaló la "destrucción enorme e incontrolable de las armas modernas" de nuevo y prohibió la Constitución Pastoral "Gaudium et Spes" guerra total. Hoy en día es totalmente contrario a cualquier guerra y la violencia. Chullikatt la semana pasada pidió a la larga conferencia de la ONU que el texto del tratado "como necesidades claras, creíbles y completa, por lo que su efecto es de larga duración y de hecho durante vidas más seguras".

El observador permanente reiteró la postura de la Santa Sede sobre al argumento y había pedido, antes de la votación, la adopción de “un texto creíble y eficaz que tenga un impacto real y duradero en la seguridad de las personas”.

Muchas organizaciones contrarias al uso de las armas se mostraron relativamente satisfechas con el tratado aprobado, y aunque no lo consideran un texto perfecto, se mostraron confiadas en que imponga estándares de transparencia al mercado global de armas, al menos a largo plazo.

Ver también: http://www.zenit.org/article-41516?l=spanish