Nuevo asesinato de un sacerdote en México

Era párroco en la ciudad fronteriza de Tijuana

| 4080 hits

TIJUANA, lunes 30 de mayo de 2011 (ZENIT.org - El Observador).- El arzobispo de Tijuana, monseñor Rafael Romo Muñoz, anunció este fin de semana la muerte violenta del padre Salvado Ruiz Enciso, párroco de la parroquia del Divino Rostro de Jesús, en esta ciudad fronteriza con Estados Unidos.

Mediante un comunicado de prensa, el arzobispo Romo Muñoz expresó dolor y consternación por este nuevo atentado contra la vida de los sacerdotes y contra la integridad de la Iglesia.

“Condenamos la manera brutal con que le quitaron la vida, y confiamos en las autoridades para que los responsables sean llevados ante la justicia”, expresó monseñor Romo Muñoz en el comunicado de prensa.

Según el comunicado, el padre Salvador Ruiz Enciso era un hombre "sencillo y entregado a su ministerio
En las comunidades en donde desempeñó su sacerdocio se le recuerda con cariño y como hombre de Dios, íntegro en su conducta”.

"Todos los que lo conocimos y tratamos, siempre valoramos su sencillez y su carácter reservado, y al mismo tiempo solidario. Una persona seria, muy discreta; de bajo perfil, no le gustaba hacer labores protagónicas, pero era una persona de convicciones firmes", comentó el padre Antonio Díaz Fonseca, de la parroquia de Cristo Rey en los Mochis, Sinaloa, compañero del padre Salvador Ruiz Enciso.

El padre Salvador Ruiz Enciso nació en Guadalajara, Jalisco el 18 de marzo de 1956.  Se formó en el seminario de Culiacán.  Fue ordenado sacerdote en la misma ciudad episcopal.  Desde 1998 se encontraba ejerciendo su ministerio en la arquidócesis de Tijuana.

Desde hace 2 años era el párroco de la parroquia del Divino Rostro de Jesús.