Nuevo llamado del papa Francisco por la paz en Siria

En la audiencia general de hoy ha retomado la enseñanza sobre la Iglesia como madre

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1710 hits

Francisco ha lanzado un nuevo llamamiento por la paz. Esta mañana, al finalizar la audiencia general, el santo padre ha recordado que "cada año, el día 21 de septiembre, las Naciones Unidas celebran la 'Jornada Internacional de la Paz', y el Consejo Ecuménico de las Iglesias apela a sus miembros para que en ese día se rece por la paz. Invitó a los católicos de todo el mundo a unirse a los otros cristianos para continuar a implorar de Dios el don de la paz en los lugares más atormentados de nuestro planeta. Pueda la paz, don de Jesús, habitar siempre en nuestros corazones y sostener los propósitos y las acciones de los responsables de las Naciones y de todos los hombre de buena voluntad. Comprometámonos todos a animar los esfuerzos para una solución diplomática y política de los focos de guerra que aún preocupan. Mi pensamiento va especialmente a la querida población siria, cuya tragedia humana puede ser resuelta sólo con diálogo y la negociación, en el respeto de la justicia y de la dignidad de cada persona, especialmente los más débiles e indefensos".

El buen tiempo sigue acompañando las audiencias de los miércoles en la plaza de San Pedro. No eran aún ni las 9 de la mañana cuando ya se podía ver una gran multitud de peregrinos que esperaban la llegada del papa Francisco. Pero no ha sido hasta pocos minutos antes de las 10 cuando el santo padre ha llegado a la plaza en el jeep descubierto. Durante media hora el obispo de Roma ha pasado bendiciendo y saludando a los presentes, y ha dado comienzo la audiencia a las 10.30

La catequesis de hoy ha seguido la línea de la semana pasada, la Iglesia como madre. Ha subrayado tres cosas sobre las actitudes de una madre. En primer lugar, la madre enseña a caminar en la vida, orienta a los hijos. En este punto ha invitado a pensar en los días mandamientos, pero ha pedido que sean leídos desde una clave en positivo. "La madre quiere el bien para sus hijos, ha señalado. En segundo lugar ha indicado que la madre siempre y en toda situación tiene la paciencia de continuar acompañando a lo hijos aún cuando sus adultos y ya caminan por sí solos. "Una madre sabe dar la cara", ha dicho el santo padre usando una expresión en español. La madre no juzga, no cierra las puertas, la Iglesia no tiene miedo de entrar en nuestra noche para darnos esperanza, ha comentado Francisco. Y en tercer lugar ha afirmado que una madre sabe llamar a cualquier puerta por los hijos, lo hace con amor. "Llama también y sobre todo a la puerta del corazón de Dios, las madre rezan mucho por los hijos, especialmente por los más débiles y los que necesitan más" ha añadido el santo padre. Y ha recordado a la madre de san Agustín "¡Cuantas oraciones ha hecho santa Mónica por su hijo!" Del mismo modo lo hace la Iglesia, "porque la iglesia pone en las manos del Señor con la oración todas las situaciones de sus hijos".

Publicamos a continuación la síntesis de la catequesis que el papa ha hecho en  lengua española:

"Queridos hermanos y hermanas:

Retomo de nuevo hoy la imagen de la Iglesia como madre a partir de lo que hace una mamá con sus hijos. En primer lugar, ella con ternura, afecto y amor les enseña a caminar por el sendero de la vida y sabe orientarlos cuando se desvían del camino. De igual forma, la Iglesia enseña la senda de la vida a través de los mandamientos, que son una invitación a no hacer ídolos materiales, a recordar a Dios, a tener respeto por los padres, a ser honestos, a estar cerca del prójimo... En segundo lugar, una mamá, a pesar de que sus hijos se hacen adultos, los acompaña en el camino, y aunque éstos se equivoquen, los comprende, protege y ayuda. Así es la Iglesia, una madre misericordiosa, que busca ayudar y nunca cierra las puertas de su casa, sino que ofrece siempre su amor e invita a retomar el camino a quien lo ha perdido. Por último, una mamá reza y confía sus hijos a Dios, en particular a los más débiles o necesitados. Lo mismo hace la Iglesia poniendo en las manos del Señor todas las situaciones de sus hijos; los confía a la fuerza de la oración, en la que Dios no permanece indiferente. Él sabe siempre sorprendernos. La Madre Iglesia es consciente de ello.

Al finalizar ha saludado "a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Colombia, Venezuela, Argentina, México y los demás países latinoamericanos. Invito a todos a ver la Iglesia como la mamá que indica el camino, que es paciente, misericordiosa, comprensiva y sabe poner a todos en las manos de Dios".

(Ver el texto completo de la catequesis)