Nuevos beatos de Acción Católica para la Iglesia Universal

El Papa presidirá dos de estas beatificaciones el 5 de septiembre en Loreto (Italia)

| 860 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 22 junio 2004 (ZENIT.org).- Entre los Siervos de Dios a quienes se refieren los decretos promulgados este martes en el Vaticano –relativos a sus virtudes heroicas, martirios o milagros— se encuentran el sacerdote español Pedro Tarrés i Claret, una laica italiana, Pina Suriano, y el laico mexicano Anacleto González Flores --y otros tres jóvenes martirizados con él--, todos ellos de Acción Católica.



En presencia de Juan Pablo II, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, leyó el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, 16 nuevos decretos.

Entre ellos se reconocen las virtudes heroicas y un milagro atribuido a la intercesión del sacerdote de origen español Pedro Tarrés i Claret, nacido en Manresa el 30 de mayo de 1905 y fallecido el 31 de agosto de 1950 en su archidiócesis, Barcelona

«Recorrió los caminos de la santidad desde que era joven estudiante y médico», explicó el cardenal Saraiva Martins recordando al futuro beato.

«Ya sacerdote, se dedicó a una intensa actividad pastoral y trabajó, en particular, en la formación de la juventud de Acción Católica», añadió.

Por su parte, la italiana Pina Suriano (Partinico –diócesis de Palermo--, 18 de febrero de 1915-19 de mayo de 1950) «como laica sirvió a Dios y a la Iglesia con fervor y asiduidad», reconoció el purpurado al leer el decreto en el que se reconoce un milagro para su beatificación.

«En Acción Católica --describió-- se dedicó con particular empeño a la formación de las niñas y de los jóvenes» y «se ofreció como víctima para la santificación de los sacerdotes». El decreto de reconocimiento de las virtudes heroicas de Pina Suriano fue promulgado en 1989.

La presidenta de Acción Católica italiana, Paola Bignardi, presente en la lectura de los decretos, confirmó al término de la misma a «Sir» que Juan Pablo II beatificará a Pina Suriano y al padre Pedro Tarrés el 5 de septiembre próximo, en la conclusión de la peregrinación nacional de la organización a Loreto (Italia), una ocasión en la que también proclamará beato al ingeniero italiano Alberto Marvelli (Cf. ).

Igualmente el purpurado dio lectura al decreto sobre el martirio –que abre las puertas a la beatificación-- del laico mexicano Anacleto González Flores, también de Acción Católica, abogado, nacido el 13 de julio de 1888 en Tepatitlán (Jalisco) y asesinado por odio a la fe el 1 de abril de 1927 en Guadalajara.

«En la misma circunstancia fueron asesinados tres jóvenes de Acción Católica de la Juventud Mexicana», recalcó el cardenal Saraiva Martins. «Todos eran cristianos incorruptibles, activamente empeñados en la defensa de la libertad religiosa y de la Iglesia», describió.

«Acción Católica italiana acoge con viva alegría y profunda satisfacción este acto público de la Iglesia» en el que se han reconocido a estos miembros de la organización «su extraordinaria vida cristiana aún en lo ordinario», declaró Paola Bignardi.

Según manifestó, estos decretos «constituyen el reconocimiento por parte de la Iglesia de la vitalidad de la escuela espiritual de Acción Católica, reconocida en su tradición como una escuela de santos y, al mismo tiempo, son el modo en que la Iglesia misma nos entrega un ideal concreto de vida cristiana a asumir en nuestro día a día».

«La “invitación-desafío” de estos decretos es que la santidad vivida hoy, como lo fue para estos hombres y mujeres, sepa hablar al mundo contemporáneo de esperanza, resurrección y vida nueva», concluyó.