Nuevos miembros de la Congregación para el Culto Divino

Cardenales y obispos del mundo

| 2407 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 6 julio 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha nombrado nuevos miembros de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, según informa este martes la Oficina de Información de la Santa Sede este martes.

Entre ellos se encuentran dos cardenales, Jean-Pierre Ricard, arzobispo de Burdeos (Francia), y Oswald Gracias, arzobispo de Bombay (la India).

Los obispos miembros nombrados por el Papa son Ioan Robu, arzobispo de Bucarest (Rumanía); Michael Neary, arzobispo de Tuam (Irlanda); Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos; Raymond Leo Burke, prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica; Julián López Martín, obispo de León (España); Aloysius Maryadi Sutrisnaatmaka, obispo de Palangkaraya (Indonesia).

A la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, explica la constitución apostólica "Pastor Bonus", le compete "la ordenación y promoción de la sagrada liturgia, en primer lugar de los sacramentos".

El dicasterio vaticano "fomenta y tutela la disciplina de los sacramentos, especialmente en lo referente a su celebración válida y lícita; además, concede los indultos y dispensas que no entren en las facultades de los obispos diocesanos sobre esta materia".

En particular, "la Congregación promueve con medios eficaces y adecuados la acción pastoral litúrgica de modo especial en lo que se refiere a la celebración de la Eucaristía; asiste a los obispos diocesanos, para que los fieles cristianos participen cada vez más activamente en la sagrada liturgia".

"Provee a la elaboración y corrección de los textos litúrgicos --explica la constitución escrita por Juan Pablo II--: revisa y aprueba los calendarios particulares y los Propios de las Misas y de los oficios de las Iglesias particulares, así como los de los institutos que gozan de ese derecho".

Asimismo, "revisa las traducciones de los libros litúrgicos y sus adaptaciones, preparadas legítimamente por las Conferencias Episcopales".

La Congregación "apoya las comisiones o los institutos creados para promover el apostolado litúrgico, la música o el canto o el arte sagrado, y mantiene relaciones con ellos; erige, a tenor del derecho, las asociaciones de este tipo que tienen carácter internacional, o aprueba y revisa sus estatutos; finalmente, promueve congresos interregionales para fomentar la vida litúrgica".

Por otra parte, "vigila atentamente para que se observen con exactitud las disposiciones litúrgicas, se prevengan sus abusos y se erradiquen donde se encuentren".

Corresponde a esta Congregación "examinar el hecho de la inconsumación del matrimonio y la existencia de causa justa para conceder la dispensa. Así, pues, recibe todas las actas junto con el parecer del obispo y los alegatos del defensor del vinculo: las pondera atentamente, según un procedimiento especial y, si se da el caso, somete al Sumo Pontífice la petición para obtener la dispensa".

Es competente sobre el culto de las sagradas reliquias, la confirmación de los patronos celestiales y la concesión del titulo de basílica menor

La Congregación ayuda a los obispos para que, además del culto litúrgico, se fomenten, y se tengan en consideración, las plegarias y las prácticas de piedad del pueblo cristiano, que respondan plenamente a las normas de la Iglesia.