Obama se reunirá pronto con Francisco en el Vaticano

El portavoz de la Casa Blanca y el jefe de la diplomacia de EEUU lo confirman. Kerry ayer habló de Cuba y de la falta de derechos humanos y libertad religiosa

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 642 hits

La Casa Blanca ha adelantado este martes que el presidente estadounidense, Barack Obama, quiere reunirse pronto con el papa Francisco. Estas declaraciones se han producido horas después de que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, visitara el Vaticano y tratara sobre Siria, el proceso de paz de Medio Oriente y Cuba con su homónimo, monseñor Pietro Parolín.

El presidente Obama "está deseando reunirse con el papa Francisco en algún momento en un futuro cercano", señaló el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria. No obstante, Carney no dio detalles sobre la fecha en la que se producirá ese encuentro, que será el primero entre ambos dignatarios.

Por su parte, John Kerry transmitió ese mismo día a Mons. Parolín la coincidencia de opiniones entre el papa Francisco y Barack Obama sobre la necesidad de llevar al centro de la agenda mundial la pobreza en el planeta, y reveló también que ambos líderes desean mantener una reunión.

Tras un encuentro de una hora y cuarenta minutos, el secretario de Estado norteamericano afirmó que "el Sumo Pontífice está esperando la visita de Obama y el presidente también está a la expectativa de llegar aquí a encontrarse con él". "El presidente está ansioso por reunirse con el Pontífice en Roma", insistió. "Existe el interés común de luchar juntos en contra de la pobreza extrema a nivel global", explicó.

En declaraciones divulgadas por el Departamento de Estado de EEUU, Kerry reconoció que "hablamos de Cuba y de la necesidad de respeto a la libertad de religión, así como a la libertad, y también el respeto, de los Derechos Humanos".

El jefe de la diplomacia estadounidense abordó la situación de Alan Gross, el contratista estadounidense condenado a 15 años de cárcel en Cuba en 2011 por "actividades subversivas" y cuyo caso es uno de los actuales escollos en las relaciones entre ambos países. 

"Saqué el tema de Alan Gross y su cautiverio, y esperamos en gran medida que pueda haber asistencia con respecto a este asunto", dijo Kerry, quien hizo mención a este tema como parte de su conversación con Mons. Parolín.

Además, el secretario de Estado norteamericano señaló que Mons. Parolín y él hablaron largo y tendido sobre el conflicto sirio. Así, Kerry aprovechó para agradecer las palabras del Santo Padre pidiendo una solución pacífica y negociada a la crisis y su apoyo a la cumbre Ginebra 2 que se celebrará el próximo día 22.

"Damos la bienvenida a ese apoyo", reconoció. "Es muy importante tener un amplio apoyo, y sé que el Papa está particularmente preocupado por el número enorme de seres humanos desplazados y la violencia que se ha cobrado 130.000 vidas", añadió.

Según el responsable de Exteriores de EEUU, el secretario de Estado vaticano le pidió además que le informara sobre la actual situación del proceso de paz en Oriente Medio, con vistas a la visita a Tierra Santa que Francisco realizará el próximo mes de mayo.

"Acordamos, una vez que le informé, que permaneceríamos en contacto para mantenerle al tanto de lo que estamos haciendo y de qué progresos puede haber en el proceso de paz", explicó John Kerry.

"Me agrada particularmente saber que el Santo Padre y el secretario de Estado de la Santa Sede seguirán hablando sobre la paz en Oriente Medio, seguirán intentando aproximar a todas las partes, seguirán ayudando a atajar algunas de las preocupaciones más acuciantes que afrontan Estados fallidos y Estados que están fallando en demasiadas partes del mundo", destacó el primer jefe de la diplomacia estadounidense católico en viajar al Vaticano en más de 30 años.

Tras el exitoso encuentro entre los dos secretarios de Estado, solo queda esperar a que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reúna con el papa Francisco "en un futuro próximo". En la agenda, la pobreza en el planeta.

Un hecho es cierto. El presidente estadounidense siempre ha mostrado mucha admiración por Francisco. Cuando este se convirtió el año pasado en el primer Pontífice latinoamericano de la historia, Obama lo calificó como un "paladín de los pobres y de los más vulnerables".

Y a principios de diciembre, durante un discurso sobre el fortalecimiento de la clase media, también destacó las "elocuentes" declaraciones del Papa sobre la pobreza. Barack Obama citó una "exhortación" hecha por el Pontífice argentino el pasado 26 de noviembre: "No es admisible que una persona que vive en la calle y muere de frío no sea noticia, mientras que la caída de dos puntos en la bolsa sí lo sea".

En el mes de octubre, el presidente norteamericano ya había homenajeado al Santo Padre haciendo referencia a su "humildad" y su "empatía". "Estoy muy impresionado por las declaraciones del Papa. No sobre un tema en particular, sino porque es alguien que encarna las enseñanzas de Cristo", dijo en una entrevista con la cadena CNBC. 

"Francisco tiene una humildad increíble, un sentido de empatía con los débiles, con los pobres. Y también es alguien que creo que, en primer lugar, piensa en cómo acercarse a la gente", añadió. 

"Ese espíritu, ese sentido de amor y unidad parece manifestarse no solo en lo que dice, sino también en lo que hace. Y para un líder religioso, esa es una cualidad que admiro", subrayó.

Obama se reunió en el Vaticano con el predecesor del actual Pontífice, Benedicto XVI, en 2009, seis meses después de su llegada a la Casa Blanca.