Obispo de Aleppo: nos fortalecen los valores compartidos con la población musulmana

Llamamiento a los parlamentarios británicos del prelado sirio Antoine Audo

| 1385 hits

LONDRES, viernes 19 octubre 2012 (ZENIT.org).- El obispo Antoine Audo, de Aleppo, Siria, dio una rueda de prensa este jueves dirigida a parlamentarios en Londres, en la que hizo un llamamiento a la solidaridad con su país.

Durante la rueda de prensa, el obispo de Aleppo dijo: “Vengo al Parlamento hoy para traer el testimonio de los sufrimientos de muchos de nosotros en Siria”.

“Aleppo, la ciudad que amo tanto y donde fui obispo los pasados veinte años, está ahora devastada, en su mayoría en ruinas”.

“La violencia y penurias han sido algo experimentado directamente por casi todos en Siria pero los cristianos son los únicos amenazados por la ruptura de la sociedad civil y las fuerzas que esto ha desencadenado”.

“Los cristianos estamos fortalecidos por los valores comunes que compartimos con la población musulmana en Siria y yo llamo a la solidaridad de todos los que están aquí presentes hoy, mientras buscamos la paz y la reconciliación en nuestra atribulada tierra”.

Situación cambiante de la libertad religiosa en Siria

Según el último informe sobre la libertad religiosa, de la fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), recientemente presentado, desde marzo de 2011, Siria sufre una inestabilidad extrema.

La oposición al presidente Bashar al-Asad, cuyo régimen dictatorial inspirado por la ideología laicista del Partido Baaz, que descansa en la minoría alawí, está siendo violentamente reprimida por el ejército y las fuerzas de seguridad. El 26 de febrero de 2012, los sirios votaron una serie de enmiendas a la Constitución. Aprobadas por el 90% de los votantes, según los datos aportados por el gobierno de Damasco, el nuevo texto modifica fundamentalmente el artículo 8, que hasta entonces garantizaba que el Partido Baaz fuera el pilar del estado y de la sociedad, dando paso por tanto a un sistema multipartidista.

Esta reforma no puso fin al alzamiento ni a la represión. El movimiento, que se había iniciado como manifestación para pedir mayores cotas de libertad y democracia, se ha ido transformando lentamente en una revolución islámica que está derivando en una guerra civil confesional cada vez más acentuada. Esta revolución está apoyada por muchos de los estados suníes de Oriente Medio y se beneficia de la llegada a Siria de mercenarios armados también suníes.

Aunque estaban a favor de algún tipo de reforma, los cristianos de Siria no se han unido de forma generalizada al movimiento de oposición, mientras que los líderes religiosos han advertido a Occidente de las consecuencias que tendrá la caída del régimen de Bashar al-Asad.

Mantener el islamismo “amordazado” por lo menos garantiza la seguridad y libertad de culto de los cristianos y de otras minorías (alawíes, drusos). Los cristianos son conscientes de que están en riesgo de convertirse en sujeto de represalias por parte de los islamistas y de que se les acusa de haber apoyado al régimen.

La situación, en el momento de elaborar este Informe, es confusa y no se puede predecir cómo terminará.

La ciudad de Homs, en concreto, ha bajado de los 230.000 habitantes a causa de la lucha que se ha mantenido durante meses.

En declaraciones a la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), varios miembros de la Iglesia siria describen un panorama mucho más complejo que lo que transmiten los medios de comunicación occidentales: “La situación en Siria es mucho más compleja y difícil de evaluar de lo que los medios de comunicación de Occidente reflejan (...). Muchas noticias de los medios se están convirtiendo simplemente en informaciones descuidadas (…). Parecen ignorar que también hay luchas internas por el poder y tensiones religiosas entre los diferentes grupos musulmanes y los feudos tribales; los actos de venganza se producen diariamente y el crimen está aumentando en todo el país a causa de la inestabilidad de la situación”.

Para saber más, leer el informe de AIN: http://www.ain-es.org/pdf/ILR2012.pdf.