Obispo mexicano cree que el fin de la delincuencia está lejos

La causa es la desintegración de las familias, afirma

| 1214 hits

PIEDRAS NEGRAS, miércoles 22 de junio de 2011 (ZENIT.orgEl Observador).- Entrevistado por medios locales, el obispo de la diócesis de Piedras Negras, monseñor Alonso Gerardo Garza Treviño, consideró que la delincuencia en todas sus modalidades no podrá ser erradicada, aunque reconoció que se puede disminuir si se hacen esfuerzos a partir de inculcar valores morales desde la familia.

La diócesis de Piedras Negras es una diócesis limítrofe con el Estado de Texas, en Estados Unidos, y obligado paso de miles de migrantes mexicanos y centroamericanos que se dirigen a la nación americana.  Muchos, al no lograr pasar la frontera, se quedan en Piedras Negras y forman grupos delictivos asociados a los traficantes locales, lo que ha generado una situación de extrema violencia en esta y en las diócesis aledañas como Saltillo y Nuevo Laredo.

Monseñor Garza Treviño ve remoto el día en que se pueda erradicar la violencia debido a que el egoísmo actúa en la sociedad, sin embargo, lo que se puede hacer es trabajar para erradicar este mal.

“Vemos que actualmente muy pocas personas pueden vivir seguras y tranquilas, y esto es por los altos índices de violencia que pasamos, y por ello tenemos que hacer algo con urgencia”, subrayó el purpurado mexicano.

Destacó que la violencia que se está viviendo en distintos puntos del país no es más que el reflejo de la desintegración de la familia, por ello la importancia al llamado que hace la iglesia católica en el sentido de volver a proclamar que la unión de la familia es la solución real a los problemas por los que atraviesa México.

“Las cosas que están presentes en la sociedad es porque están presentes en la familia, pero las cosas buenas que hay en el mundo, también es el resultado de la enseñanza que se da en el núcleo familiar”, afirmó monseñor Garza Treviño.

Consideró que la falta de valores es porque se ha descuidado mucho la atención a los hijos lo que ha venido causando parte de la situación que se vive como es la violencia extrema y la falta de respeto al prójimo, entre otras cosas.

El sábado  pasado se dio a conocer que 23 mil jóvenes han sido reclutados por el crimen organizado en la región que comparte Piedras Negras con la diócesis de Saltillo.  En esta última diócesis, el obispo monseñor Raúl Vera López OP, dio a conocer que cerca de 15 mil pandilleros se han asociado ya a bandas delictivas

El domingo el obispo de la diócesis de Saltillo afirmó que más de 15 mil pandilleros saltillenses fueron agremiados a las bandas delictivas, en su mayoría traficantes de droga y de seres humanos.  Se calcula  que tan sólo en Saltillo existen más de 550 pandillas.