Obispos alemanes: La nueva eugenesia, la selección artificial de embriones

Documento sobre las nuevas fronteras éticas de la biomedicina

| 1731 hits

BERLÍN, 11 mar 2001 (ZENIT.org).- No a la clonación humana y la producción y selección artificial de los embriones con objetivos científicos o terapéuticos. Esta es la conclusión a la que llega un documento sobre bioética publicado por la Conferencia Episcopal Alemana.



«Mucho cuidado cuando el hombre trata de convertirse en creador de la vida. Mucho cuidado cuando la dignidad de algunos seres humanos es sacrificada por el bien de otros», explica el documento aprobado al terminar la asamblea plenaria de primavera del episcopado reunida del 5 al 8 de marzo en Augsburgo.

Los prelados reconocen las grandes posibilidades que ofrecen las nuevas fronteras de la ciencia biomédica y alientan su progreso; ahora bien, afirman que es necesario asegurar que respeten de la dignidad humana de todos, nacidos y no nacidos, enfermos y sanos.

El valor de la vida humana --añaden los prelados-- pertenece desde el inicio hasta su ocaso a esos puntos que la Constitución alemana define como intangibles.

Por ello, los obispos critican con dureza en particular la clonación terapéutica, es decir, la producción de embriones humanos clonados cuyas células madre (o estaminales) podrían ser destinadas, tras haber eliminado al mismo embrión, a la producción de órganos y tejidos para curar ciertas enfermedades.

Esta técnica, se puede leer en el documento, «degrada a los embriones humanos convirtiéndolos en simple materia biológica para otros seres humanos: es necesario encontrar alternativas».

Sumamente dura es también la crítica que hace el texto a los sistemas de selección artificial de embriones producidos por fecundación artificial. Los que sobran o los que tienen menos posibilidades de supervivencia, son eliminados por los laboratorios de fecundación artificial.

Este tipo de tests --advierte el documento del episcopado alemán, que adquiere particular fuerza a la luz de la historia del siglo XX de ese país-- tienen como objetivo seleccionar la vida humana y, por tanto, deben ser prohibidos. En pocas palabras, la nueva eugenesia.