Obispos católicos y anglicanos advierten sobre los riesgos de la revolución digital

La tecnología sin responsabilidad puede generar una nueva “Torre de Babel”

| 1677 hits

LONDRES, viernes 4 de julio de 2008 (ZENIT.org) El aumento exponencial de la oferta de la información generado por la revolución digital puede crear una moderna “Torre de Babel”. Es la conclusión a la que han llegado tanto los obispos católicos ingleses como la Iglesia de Inglaterra, en sendos dictámenes publicados en los últimos días.



Tanto la Iglesia anglicana como la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales habían sido invitados a pronunciarse sobre un informe de la OFCOM, la Autoridad Inglesa para las Telecomunicaciones, que trataba sobre las perspectivas de la televisión en Gran bretaña. Ambos episcopados han coincidido en dar el mismo diagnóstico.



En la presentación conjunta de ambas respuestas, el obispo anglicano de Manchester, rev. Nigel McCulloch, y el obispo auxiliar católico de Westminster, monseñor John Arnold, ambos coincidieron en afirmar que, “sin un fuerte y vibrante contenido de servicio público, la televisión después de la revolución digital puede sembrar confusión y desconfianza más que ayudar al servicio público y a la cohesión social”.



“Las voces de los cada vez más numerosos canales y la proliferación de contenidos en internet puede generar una desconcertante cacofonía”, advierten.



Ambos episcopados piden que las autoridades “provean las actuaciones necesarias para crear y desarrollar una televisión de servicio público para el bien común”. Creen que es necesario fundar “nuevas formas de subsidio para un contenido de servicio público”.



Esta información “debe ser accesible desde todas las plataformas: internet, móvil y digital”.



“El rol de servicio público que ayuda a las audiencias a tener una comprensión de lo que pasa en el mundo debe sobrevivir. Si la calidad y amplitud del contenido de servicio público disminuye por la revolución digital, la sociedad en su conjunto sufrirá las consecuencias”.



Según explicaron el reverendo McCulloch y monseñor Arnold, “existe un riesgo real de que el flujo de información, con la proliferación de los canales de televisión genere confusión y desconcierto, creando una moderna Torre de Babel”.



Por otro lado, ambos episcopados advierten que un este servicio público que no refleja adecuadamente las complejas realidades de la fe en el mundo actual falla en su propósito de ayudar a la gente a comprenderse a sí misma y a sus comunidades”.



En este sentido, agradecen que el informe del OFCOM reconozca el valor social del contenido religioso.



Más información: www.catholicchurch.org.uk



Por Inmaculada Álvarez