Obispos de Venezuela piden al Gobierno que pague a docentes

Declaración de la Conferencia Episcopal Venezolana sobre el caso APEP

Roma, (Zenit.org) Redacción | 644 hits

Declaración de la Conferencia Episcopal Venezolana sobre el caso APEP

El presidente de la comisión de Educación de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Mariano Parra Sandoval, emitió un comunicado a la prensa nacional e internacional, este viernes al mediodía, sobre la situación irregular que viven los trabajadores de APEP.

A continuación el comunicado:

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela, reunidos en nuestra CII Asamblea Ordinaria, queremos manifestar nuestro total apoyo a los empleados de la APEP que en estos momentos viven una situación muy injusta y delicada.


 La Asociación para la Educación Popular, fundada por Mons. Emilio Blaslov hace 50 años, se creó para servir a las clases más populares en la Educación para el Trabajo.

Esta Institución en estos años de vida ha creado 275 Centros Talleres en los barrios populares de nuestras ciudades y en los pequeños pueblos de nuestra geografía nacional, atendiendo a un inmenso número de alumnos de las escuelas y liceos públicos. Esta propuesta hoy sigue sindo vigente y respondiendo a la necesidad de formar al joven con herramientas para su incorporación al mercado laboral.

Para cumplir su labor la APEP, a través de la ayuda de organismos internacionales y empresas privadas ponía los talleres e impartía la formación de los docentes. El Ministerio de Educación por su parte apoyaba, a través de un Convenio, con un subsidio para pagar las obligaciones salariales. Este sistema de colaboración mutua funcionó sin mayores problemas hasta el año 2009. Ese año sin ninguna comunicación previa del Ministerio, se le redujo a la mitad el presupuesto aprobado por la Asamblea Nacional. Los efectos de esta situación han sido varios pero, el más acuciante es que, con esa mitad del subsidio, es imposible cancelar sueldos y salarios  justos a miles de padres y madres de familia empleados de la APEP. Y lo más grave es que ese insuficiente e injusto subsidio llega con mucho retraso. Hasta el día de hoy no han recibido por parte del Ministerio del Poder Popular para la Educación el presupuesto aprobado para el 2014.

Por esta razón, los Arzobispo y Obispos de Venezuela exhortamos a las autoridades del Estado venezolano tomar carta en este problema y cooperar con estos venezolanos y venezolanas honestos y humildes que se han entregado a servir a los más necesitados de este país.  Uniendo esfuerzos podremos encontrar soluciones.