Obispos exigen un mayor compromiso católico a favor de la paz en Tierra Santa

Invitan a un día de oración y ayuno por esta intención, el 22 de diciembre

| 470 hits

ROMA, martes, 19 octubre 2004 (ZENIT.org).- Obispos del norte de África y de países árabes han lanzado un dramático llamamiento a las Iglesias en todo el mundo para que se comprometan con más decisión a favor de la paz en Tierra Santa ante sus gobiernos y ante la comunidad internacional.



Los prelados proponen, además, a todos los católicos del mundo que guarden un día de ayuno y oración por esta intención en un día cercano a la Navidad, el 22 de diciembre.

La petición ha sido formulada como conclusión de la reunión celebrada en Roma entre el 11 y el 16 de octubre por la Conferencia de Obispos de la Región del Norte de África (CERNA, por sus siglas en francés), y la Conferencia de Obispos Latinos en las Regiones Árabes (CELRA).

Si bien entre los presentes había representantes de países en guerra como Irak, Somalia, y Sudán, los obispos han querido dedicar el encuentro al conflicto que tiene lugar entre palestinos e israelíes en Tierra Santa.

«Judíos, cristianos y musulmanes» en esa región, constatan, se sienten incapaces «para acabar con el conflicto, encerrados por un torbellino de violencia cruel e irracional».

«El conflicto en Tierra Santa afecta a todo cristiano que tiene la conciencia de pertenecer a la tierra de la Redención», explican los obispos en el comunicado final de su encuentro.

La exhortación está firmada por veintidós obispos de la región. El presidente de la CELRA es el patriarca latino de Jerusalén, Su Beatitud Michel Sabbah; el presidente de la CERNA es el arzobispo Fouad Twal, obispo de Túnez.

«Creemos que las Iglesias podrían hacer mucho más --reconocen--. Si todas las Iglesias del mundo tomaran conciencia de su deber ante esta tierra, y se comprometieran en una acción común y concreta para sensibilizar a sus gobiernos, a sus pueblos y a la comunidad internacional, su intervención sería un factor decisivo en la realización de la paz, la justicia y la reconciliación en Tierra Santa».

«Nuestras Iglesias han recibido del Señor el ministerio de la reconciliación --añaden--. No pedimos tomar posición contra uno o contra el otro, sino ayudar a las dos partes a reconciliarse».

«Su voz debería elevarse, con fuerza, para decir que hay que promover la paz sobre esta Tierra Santa en la que los dos pueblos tienen necesidad de una ayuda exterior para traer la paz y la reconciliación», indican.

«Nosotros, obispos de las dos conferencias, proponemos a nuestras comunidades un día de ayuno y de oración por esta intención, el miércoles 22 de diciembre de 2004. Os pedimos que os unáis a nosotros, con vuestras comunidades, con este gesto o con otra iniciativa», concluyen.

Entre los firmantes se encuentran monseñor Henri Teissier, arzobispo de Argel y monseñor Jean Sleiman, arzobispo latino de Bagdad.