Obispos italianos: la crisis de la pedofilia no ha sido aún superada

Habla el presidente de la CEI, cardenal Angelo Bagnasco

| 2729 hits

ROMA, martes 24 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- La de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en perjuicio de menores es “una infame emergencia que no ha sido superada” y que la Iglesia italiana está comprometida a afrontar.

Lo afirmó, el pasado lunes, el cardenal Angelo Bagnasco, arzobispo de Génova y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en la inauguración en el Vaticano de la 63ª Asamblea general de los obispos italianos.

El purpurado, que hace pocos días hablaba de “profundo dolor” por el arresto, el pasado 13 de mayo, del sacerdote Riccardo Seppia, acusado de pedofilia y de estar en posesión de estupefacientes, dijo: “En la integridad de nuestros sacerdotes no podemos transigir, cueste lo que cueste. Un sólo caso, en este contexto, ya es demasiado. Cuando además los casos se repiten, la agonía es indescriptible y la humillación total”.

“Pero las sombras, incluso las más graves y dolorosas, no pueden oscurecer el bien que existe”, prosiguió el cardenal confirmando “la estima y gratitud a nuestro clero que se prodiga con fidelidad, sacrificio y alegría, en el cuidado de las comunidades cristianas”.

Citando, en el discurso de apertura, la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la “guía” con respecto a los casos de abusos sexuales por parte del clero, el purpurado habló de “una infame emergencia no superada todavía, que causa daños incalculables a jóvenes vidas y a sus familias, a los que no cesamos de transmitir nuestro dolor y nuestra solidaridad”.

El cardenal hizo saber, por tanto, que “hace más de un año, por orden de la Presidencia CEI, está trabajando un grupo interdisciplinar de expertos, con el objetivo de 'traducir' para su país las indicaciones provenientes de la Congregación”, y cuyo resultado “será llevado para ser analizado por nuestros organismos estatutarios”.