Obispos latinoamericanos piden la vuelta del orden constitucional en Honduras

“Toda interrupción de un proceso democrático es lamentable”

| 3488 hits

TEGUCIGALPA, martes, 30 junio 2009 (ZENIT.org).- Dos obispos latinoamericanos se han pronunciado a favor de la restauración del orden constitucional en Honduras tras el reciente golpe de Estado que este domingo obligó al presidente Manuel Zelaya a salir del país.

El obispo de El Alto, Bolivia, Jesús Juárez, abogó este lunes por un pronto retorno del orden legalmente establecido en Honduras.
 
“Creo que toda interrupción de un proceso democrático es lamentable, y la democracia es lo que caracteriza a la persona humana, porque, aún con sus defectos, se concibe que es el mejor sistema para la convivencia humana”.

Lo declaró a los medios de comunicación el secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia, y obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez.
 
El prelado afirmó que la mejor forma para mantener la paz y tranquilidad en América Latina es la democracia y, por tanto, debe merecer el respaldo de todos los pueblos de la región.
 
“La Iglesia, o al menos yo personalmente como Jesús Juárez, obispo de El Alto, deseo que vuelva la vida democrática lo antes posible al querido pueblo de Honduras”, subrayó el obispo boliviano.
 
Reiteró que, siendo la democracia la mejor forma de convivencia humana y el mejor instrumento para mantener la paz y la tranquilidad, “debe merecer el respaldo pacífico de todos los pueblos de la América Latina”.
 
Por su parte, el obispo auxiliar de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez, pidió este lunes las oraciones de todos los fieles para que la paz vuelva a Honduras.
 
El prelado dijo en rueda de prensa que “hay que pedir a Dios que las cosas vayan normalizándose” en el vecino país.

“Oramos para que Honduras vuelva a la paz”, añadió, y comentó que éste es un “momento traumático que vive la región”.
 
Monseñor Rosa Chávez precisó que la Iglesia siempre “desea que haya paz en los países, que haya estabilidad y que haya esperanza para los pobres”.

También afirmó que desde El Salvador se sigue “con atención lo que pasa en Honduras” y desean “que las cosas se vayan normalizando a la mayor brevedad”.
 
El pasado 19 de junio, la Conferencia Episcopal de Honduras, al concluir su segunda asamblea anual, ya había expresado su preocupación por la grave crisis política que se vivía en el país.

En ese momento, lanzó un firme llamamiento a la paz a todos los actores políticos por medio de un enérgico comunicado (Cf. http://www.zenit.org/article-31627?l=spanish).
 

Por Nieves San Martín