Otro joven sacerdote asesinado en Colombia

Puñalada mortal para robarle el teléfono móvil

| 4394 hits

BOGOTÁ, martes 17 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- El pasado jueves 12 de mayo fue asesinado otro sacerdote en Colombia. esta vez fue en la capital, Bogotá, para robarle el teléfono. Es el segundo presbítero en poco tiempo que cae bajo la violencia callejera, esta vez de un navajazo mortal.

El sacerdote, Gustavo García, de 34 años perdonó a su asesino antes de morir en el hospital. El joven sacerdote estaba preparando a jóvenes de Colombia que asistirán a la Jornada Mundial de la Juventud.

"Anoche en Bogota, Colombia, fue asesinado el sacerdote de 34 años, Gustavo García, religioso eudista. Estaba preparando el viaje de los jóvenes a la JMJ [Jornada Mundial de la Juventud], con vigilias de oración. Era el director espiritual de la Universidad Minuto de Dios de Bogotá, y conferencista de la emisora Minuto De Dios", informaba a ZENIT el 13 de mayo Alfredo Peláez Ángel.

Este mismo lector dio a ZENIT la noticia, hace tres meses del asesinato de otro joven sacerdote en Río Negro, de un disparo en la cabeza por un sicario menor de edad.

El padre Gustavo García, de 34 años de edad, capellán de la Universidad Minuto de Dios, fue asesinado en Bogotá por un individuo que pretendía robarle el teléfono móvil. El presidente colombiano lamentó el suceso e informó que el sacerdote perdonó a su asesino antes de morir.

El pasado 12 de febrero, el joven sacerdote colombiano de 26 años Luis Carlos Orozco fue asesinado de un disparo en la cabeza por un menor de edad, al parecer sicario. La agresión mortal se produjo en el parque de Río Negro, a la vista de un gran número de ciudadanos, que ayudaron
a capturar al sicario.

En un comunicado de la Congregación de Jesús y María, popularmente conocidos como religiosos eudistas, de la provincia Minuto de Dios, firmado por el superior provincial Guillermo Acero, se informaba que el padre Gustavo García Bohórquez falleció el jueves 12 de mayo a las 18,30 horas.

"El padre Gustavo –afirmaba el comunicado– se encontraba esperando un autobús en la carrera 68, para dirigirse a atender pastoralmente a un enfermo; estaba hablando por su teléfono celular, cuando un delincuente le atacó para robarle el teléfono y le hirió mortalmente con un cuchillo. Fue transportado a la Clínica Colombia, de Colsanitas, pero desafortunadamente su estado era muy grave y murió poco después”.

El padre Gustavo García nació el 21 de septiembre de 1976 en Bogotá. Tras participar en grupos de oración, ingresó en la Congregación de Jesús y María el 16 de abril del 2005. Estudio filosofía en la Universidad Minuto de Dios, y teología en la Pontificia Universidad Javeriana.

Fue ordenado sacerdote el 31 de marzo de 2007. Entre 2007 y 2010, ejerció su servicio pastoral como vicario de la parroquia San Juan Eudes, de Quito, Ecuador. A partir de julio de 2010, se vinculó con la asociación Minuto de Dios ejerciendo el ministerio de la predicación, tanto con grupos y comunidades como a través de los medios de comunicación.

En la actualidad, era capellán de la Universidad Minuto de Dios, en Bogotá, y acompañaba comunidades juveniles de la Renovación Carismática Católica.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos, durante una ceremonia oficial, aludió al trágico suceso: “Ha ocurrido un homicidio que nos ha dolido profundamente a todos los colombianos: el homicidio del capellán de la Universidad Minuto de Dios, que ha sucedido en Bogotá. Aparentemente lo han asesinado para robarle un celular. Quiero, por supuesto, condenar ese homicidio en todas las formas posibles. El padre [Diego] Jaramillo, quien dirige el Minuto de Dios, esta mañana, en un acto de nobleza espiritual ha dicho que perdona a los asesinos. Admiro esa nobleza espiritual y sé que pertenece a la Ley Divina, pero estoy sujeto a la ley colombiana y a la ley terrenal. Por eso quiero anunciar que haremos caer todo el peso de la ley sobre estos asesinos. Ya he dado instrucciones a la policía, para que ofrezcan una recompensa y que inicien toda la investigación para llevar a juicio al asesino o asesinos de este capellán”.

Después del funeral, en el templo parroquial San Juan Eudes, de Bogotá, el cuerpo del sacerdote reposó en el cementerio eudista de Valmaría.

"Él trabajaba en formación de grupos juveniles en Colombia" –comentó el padre Jaramillo en declaraciones a la radio--, y atribuyó el suceso a la "inseguridad tremenda" que azota a Bogotá, donde "mucha gente está muriendo por falta de seguridad".

En una entrevista concedida este viernes a Caracol Radio, el padre Jaramillo pidió a las autoridades colombianas investigar la muerte del padre García, exigencia a la que también se han sumado los familiares del sacerdote asesinado.