Pakistán: atacada una iglesia durante el Domingo de Ramos

Liberado pero bajo protección el cristiano acusado falsamente de blasfemia

| 1762 hits

ROMA, miércoles 20 de abril de 2011 (ZENIT.org).- En Pakistán, estos días para los cristianos las buenas noticias se alternan con las malas.

Si por un lado Arif Masih, el cristiano arrestado en Faisalabad en días pasados basándose en unas falsas acusaciones de blasfemia, fue liberado, no cesan los ataques contra los fieles, siendo atacada una iglesia de la United Pentecostal Church; que fue asaltada el Domingo de Ramos, 17 de abril en Gujranwala (en Punjab) por una multitud de musulmanes radicales impidiendo así la celebración de la jornada festiva.

La asamblea de cientos de cristianos reunidos, como recuerda la agencia Fides, “fue dispersada dándose caza después a los fieles: muchos fueron golpeados y maltratados”. Después del incidente, 12 cristianos fueron arrestados por la policía.

Fieles locales que asistieron a los hechos hablan de una “comunidad aterrorizada”.

En el punto de mira de los extremistas estaba, sobre todo, el pastor de la iglesia, Eric Isaac, que había pedido la liberación de Mushtaq Gill y de su hijo, Farrukh Mushtaq Gill, arrestados el pasado 16 de abril con falsas acusaciones de blasfemia.

“Como el pastor consiguió huir, los militantes cogieron a un anciano de la comunidad, Anwar Khokar, y a su hijo y los maltrataron manteniéndoles secuestrados durante horas, afirmando que les dejaban en libertad sólo cambiándolos por el pastor'”, explica la agencia vaticana.

“En estos últimos incidentes es evidente que la policía era cómplice de los militantes, ya que arresta a los cristianos, que son víctimas de los ataques”, dijo a Fides, Haroon Barkat Masih, Director de la “Masihi Foundation”, que se ocupa de defender a los cristianos perseguidos, entre los cuales figura Asia Bibi.

La Fundación refirió, además, que Arif Masih, el cristiano arrestado recientemente en Faisalabad sobre la base de falsas acusaciones de blasfemia fue liberado y las acusaciones contra él retiradas.

La Fundación presentó a la policía a 50 personas, todas ellas fieles musulmanes, que testificaron a favor de Arif, y que fueron después amenazadas por una multitud armada de radicales.

Arif está ahora protegido por la Fundación en un lugar secreto, debido a los riesgos que corre.

Frente a estos innumerables hechos que toman como objetivo a los cristianos, monseñor Andrew Francis, obispo de Multan (Punjab) y Presidente de la Comisión para el Diálogo Interreligioso de la Conferencia Episcopal Pakistaní, afirmó que los fieles “no se desaniman frente al sufrimiento”.

“Estamos firmes en la fe, en la esperanza y en la caridad, y continuaremos promoviendo el diálogo interreligioso incansablemente con los musulmanes moderados, y la paz y la armonía en la sociedad”, dijo a Fides.

“Nuestra oración por las víctimas de la ley de la blasfemia no se detiene, y tampoco nuestras iniciativas para involucrar a los líderes musulmanes, y también las autoridades civiles y a todos los creyentes que, siendo hombres de buena voluntad, quieren construir con nosotros una nación pacífica y fraternal”, añadió.

El sábado 16 de abril, la comunidad cristiana de Multan se reunió con personas de todo credo, lengua y clase social, realizando un gran encuentro interreligioso y así celebrar el cumpleaños del Papa Benedicto XVI.

Estaban presentes más de 5.000 niños y jóvenes, movilizados por las Obras Pontificias Misioneras.

El objetivo era “presentar el verdadero rostro del Pontífice, hombre de paz y de diálogo, que ama a todos los que sufren en Pakistán”, dijo el obispo.

Durante el encuentro se realizó una colecta de fondos para el Pontífice y así “apoyar sus viajes misioneros”.

“Rezamos y esperamos que pueda venir pronto a Asia”, confesó monseñor Francis.