Pakistán: Ayúdennos a cambiar la infame ley de la blasfemia

El 95% de los casos de denuncia por ofensas al islam son falsos

| 1333 hits

PAKISTÁN, viernes 2 de diciembre de 2011 (ZENIT.org).- El 95% de acusaciones en Pakistán por insultar al profeta Mahoma o al Corán son falsos, dice un abogado musulmán del país asiático. Según este jurista, que no puede dar su nombre por razones de seguridad, en muchos casos la gente abusa de la ley para llevar a cabo sus propias vendettas personales.

En una declaración entregada a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), la asociación caritativa católica dedicada a los cristianos perseguidos y que sufren, el abogado declaró que casi todas las causas se realizan contra gente pobre que no tienen un estatus en la sociedad y que no pueden defenderse a sí mismas.

El abogado dijo que él y su familia han recibido amenazas de la gente que se opone con violencia al trabajo que realiza representando a cristianos, musulmanes y otros que han sido acusados de blasfemia. Dijo que no se dejaba intimidar porque él consideraba que su deber “era proteger a los pobres e inocentes de la injusticia” y que estos casos no los cobra en estos casos.

Afirmó que para él esto era cumplir con la promesa que hizo de “defender a las personas que no pueden defenderse a sí mismas”. Las declaraciones del abogado llegan en un momento de profundas tensiones en el país a causa de la polémica ley de la blasfemia.

Las leyes de la blasfemia se introdujeron en 1980 y han sido causa de grandes controversias, debido al artículo 295B que condena a la gente por profanar el Corán a penas de cadena perpetua, y el 295C que impone la pena de muerte a aquellos que insultan al profeta Mahoma.

Se está llevando a cabo una campaña internacional para interceder por Asia Bibi, madre de cinco hijos, condenada a muerte por haber sido encontrada culpable de blasfemia el año pasado, y en marzo, fue asesinado el ministro de las minorías Shahbaz Bhatti por criticar públicamente la ley de la blasfemia en Pakistán.

En su declaración a AIN, el abogado destacó los abusos contra la ley producidos en los tribunales y en las investigaciones policiales, resaltando la enorme carga de trabajo que implican los casos que no se investigan adecuadamente.

De acuerdo con la ley de Pakistán, las pruebas deben ser recogidas en catorce meses. El acusado es arrestado y encarcelado, si hay evidencias que sugieren la culpabilidad.

Durante la recogida de pruebas, el que el acusado permanece en la cárcel. El experto legal dice que la gente tiene demasiado miedo a comparecer en los tribunales para defender a alguien que ha sido acusado de blasfemia. Según el abogado, su defendido a menudo tiene que afrontar el procedimiento judicial totalmente solo mientras que el demandante recibe un gran apoyo. Concretamente dijo que : “El acusado entra en el tribunal solo y esposado mientras que el denunciante aparece con 40 o 60 hombres con barba que le apoyan”.

Según la Comisión de la Iglesia Católica para la Justicia y la Paz en Pakistán, fueron acusadas 38 personas de blasfemia el año pasado, de las que 14 eran cristianos. Ayuda a la Iglesia Necesitada en el Reino Unido se ha manifestado públicamente contra las leyes de la blasfemia.

En julio, el director de AIN en el Reino Unido Neville Kyrke-Smith estuvo entre aquellos que se manifestaron en el 10 de Downing Street de Londres, reclamando que se actuara para proteger a las minorías cristianas y otras en Pakistán.

Hablando delante de la residencia del primer ministro, el señor Kyrke-Smith declaró: “Somos uno con los perseguidos en Pakistán y con todos los que sufren a causa de la ley de la blasfemia. Por favor, ayúdenos a cambiar esta infame ley que conduce a asesinatos. Pedimos al gobierno de David Cameron que garantice que los derechos religiosos se incluyan en todos los debates con otros países”.

[Traducción del inglés por Carmen Álvarez]