Pakistán: Liberados cristianos que manifestaron contra la ley de blasfemia

Permanecen en la cárcel protestantes por distribuir la película «Jesus»

| 666 hits

KARACHI, 18 enero 2001 (ZENIT.org-Fides).- Ha concluido la odisea de los cristianos arrestados el 10 de enero en Karachi durante una protesta pública contra la ley sobre la blasfemia.



El 16 de enero fueron puestos en libertad el padre Arnoldo Heredia, sacerdote católico de 60 años, Aslam Martin y Riaz Nawab, dos laicos de Caritas-Pakistán. Habían sido encarcelados por participar en en una marcha de protesta pública contra la ley sobre la blasfemia, que en este país es castigada con la pena de muerte.

Los cristianos salieron de la cárcel de Malir, en Karachi, donde permanecían en custodia preventiva, tras pagar una caución de 500 dólares cada uno.

El padre Arnold es secretario ejecutivo del Idara-e-Amno Insaf, movimiento ecuménico activo en el campo de Justicia y Paz, que pagó la caución para la liberación de los cuatro detenidos.

Un oficial de policía ha informado que las acusaciones a cargo de los arrestados han decaído. Aftab Mughal, secretario de la Comisión Justicia y Paz, explica: «No estamos completamente seguros de lo que pasó exactamente ni de por qué las autoridades han retirado las acusaciones contra el padre Arnold y los demás. Creemos que se haya debido a las presiones populares en el país y en el extranjero. Los cristianos no han firmado ninguna petición de perdón a las autoridades».

El padre Heredia se encuentra en buenas condiciones psicológicas, pero necesita que le curen una herida en un pie.

Mientras tanto, otros cristianos permanecen encarcelados en Pakistán por haber distribuido publicaciones cristianas y copias de la película «Jesus».

El 11 de enero, en Jacobadad, pueblo a 650 kilómetros al sur de Islamabad, la policía maltrató y arrestó a Khalid Masih y a Nasir Masih, dos jóvenes protestantes acusados de proselitismo.

Líderes musulmanes locales han pedido oficialmente el arresto del pastor protestante Yousaf Masih y de otros líderes protestantes, acusados de haber difundido material «anti-islámico».

Algunos grupos integristas han amenazado de muerte a pastores protestantes y promovido acciones de intimidación, penetrando y robando en una iglesia bautista.

Los líderes islámicos han empapelado la ciudad con carteles en los que invitan a las familias musulmanas a retirar a sus hijos de la Victor Public SecondarySchool, dirigida por cristianos en Jacobadad.