Pakistán: ¡Liberaron a Rimsha!

Caso de niña acusada de blasfemia movilizó a los cristianos

| 1048 hits

ROMA, viernes 7 septiembre 2012 (ZENIT.org).- El tribunal en Islamabad "ordenó la liberación bajo fianza" de Rimsha Masih, la niña con Sindrome de Down que fue detenida en las últimas semanas por una (falsa) acusación de blasfemia, según informa la agencia AsiaNews, caso que ha tenido al mundo pendiente del resultado de este hecho relacionado con la libertad religiosa en Pakistán.

Esta buena noticia ha sido confirmada por Paul Bhatti, Consejero Especial del Primer Ministro para la Armonía nacional, quien manifiesta "la felicidad y satisfacción" de toda la comunidad paquistaní, cristianos o no, ya que "se ha hecho justicia". El político católico, con nivel de ministro federal, explicó que los tribunales han establecido "en 500 mil rupias" (unos 4 mil euros), la suma de su liberación y que de inmediato será confiada a "la protección del ministerio de la Armonía Nacional y de los abogados de la APMA (Asociación 'All Pakistan Minorities Alliance')", --fundada por Shahbaz Bhatti, ministro para las minorías religiosas asesinado en marzo de 2011 por extremistas islámicos--, ya que "la mayoría ha trabajado para lograr esto", acotó.

Para el ministro, este resultado ofrece "una imagen positiva de Pakistán y del Islam", que ha evitado así posibles abusos relacionados con las leyes sobre la blasfemia. Ahora queda por resolver la situación de cientos de familias cristianas que han huido de sus hogares cuando sucedieron los hechos, por temor a represalias por parte de los extremistas. "Algunas personas han regresado a sus hogares --dijo Paul Bhatti--, y están tranquilas. De todos modos, estamos trabajando para la reinstauración de toda la comunidad en su lugar de origen, o mediante un traslado a un área puesta a disposición por la Archidiócesis de Lahore", que se ha ofrecido a acoger a las personas desplazadas.

Entre tanto, permanece detenido Khalid Jadoon, el imán de la mezquita perteneciente al barrio de Rimsha, quien fuera acusado por testigos directos de haber manipulado las pruebas para acusar a la pequeña "y echar a los cristianos de la zona".