Palabras de Angelo Sodano al santo padre Francisco

El decano del colegio cardenalicio saluda al papa en ocasión de la audiencia con todos los cardenales

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1763 hits

Esta mañana el santo padre se ha reunido con el colegio cardenalicio en la Sala Clementina a las 11.00 de la mañana. Reproducimos a continuación el mensaje que el cardenal Sodano ha dirigido al santo padre Francisco.

*****

Padre Santo:

"Gratias agamus Domino Deo nostro", ¡damos gracias al Señor Nuestro Dios!" Es la invitación litúrgica que nosotros, padres cardenales nos dirigimos mutiamente, entre "seniors" y "juniores", para dar gracias al Señor por el don que ha hecho a su Santa Iglesia, dándole un nuevo Pastor.

Estos mismos sentimientos de gratitud queremos dirigirle hoy a usted, Padre Santo, por hacer aceptado con corazón grande y generoso la invitación del Señor que le decía: "¿me amas más que estos? apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas. (Jn 21, 15)

Es cierto un trabajo costoso, pero ciertamente el Buen Pastor le estará siempre al lado y desde lo alto iluminará su Espíritu Santo, ese Espíritu que siempre rejuvenece la Iglesia y la renueva continuamente.

Sepa, Padre Santo, que todos nosotros, sus cardenales, estamos a su entera disposición, buscando formar con usted el Cenáculo apostólico de la Iglesia naciente, el Cenáculo de Pentecostés. Buscaremos mantener "mente abierta y corazón creyente", como usted ha escrito en su libro de meditaciones.

Por nuestra parte, nosotros buscaremos prestar nuestra humilde contribución a su ministerio petrino, esforzándonos para poner en práctica la invitación que el apóstol Pedro dirigía a la comunidad de Roma en su primera carta a los romanos: "Cada uno, según la gracia recibida, poniéndola al servicio de los otros, administradores de la multiforme gracia de Dios... si uno tiene un ministerio, lo ejercite según la fuerza que concede Dios, para que en todo sea glorificado Dios por medios de Jesucristo" (1 Pd, 4, 10-11)

Padre Santo, ¡sobre estos nuestros propósitos imploramos su confortante bnedición!