“Para la Iglesia, la migración es un asunto pastoral prioritario”

Publicadas las conclusiones del Congreso Mundial de Pastoral para Emigrantes y Refugiados

| 2288 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 18 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- “Para la Iglesia, la migración es un asunto pastoral prioritario”, señala el documento final del VI Congreso Mundial de Pastoral para los Emigrantes y Refugiados, publicado el 12 de febrero.

El Congreso, que tuvo como tema “Una respuesta pastoral al fenómeno migratorio en la era de la globalización. A los 5 años de la Instrucción Erga migrantes caritas Christi”, se celebró en el Vaticano del 9 al 12 de noviembre de 2009.

El documento destaca que “la Iglesia puede ayudar a los inmigrantes a mantener su fe y su cultura y, al mismo tiempo, a hacer que el país de acogida se abra a la cultura del país de origen de los inmigrantes, reuniendo a las comunidades migrantes y locales”.

“La solidaridad es el primer paso hacia un compartir los valores religiosos entre las comunidades locales y migrantes, indica.

“Esto podría llevar a la evangelización o al renacer de la fe de aquellos que se han secularizado -añade-. La migración es también una oportunidad ecuménica importante”.

El Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes reunió a 320 delegados procedentes de 81 países de todos los continentes.

Entre ellos se encontraban cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, delegados fraternos del Consejo Ecuménico de las Iglesias, del Patriarcado Ecuménico, de la Comunión Anglicana y de la Federación Luterana Mundial, además de expertos, académicos y enviados de organizaciones internacionales, movimientos eclesiales y asociaciones.

Todos ellos calificaron la migración como un signo de los tiempos que afecta profundamente a las sociedades actuales.

“Su extensión y sus dimensiones han aumentado dramáticamente y seguirán haciéndolo en el futuro próximo”, afirma el documento.

Por ello, los participantes advirtieron que en el futuro “serán necesarios nuevos instrumentos y estrategias para afrontar las necesidades y las situaciones ligadas al fenómeno migratorio”.

“Parece que estamos buscando mejores modelos de acompañamiento para los inmigrantes, al tiempo que redefiniendo la sociedad en la que éstos se deberían integrar”, indica el documento final.

El espíritu de la encíclica de Benedicto XVI “Caritas in veritate” estuvo muy presente en el Congreso..

Así, por ejemplo, el documento afirma que “en un mundo tan marcado por nuevos signos de miedo y falta de hospitalidad, la centralidad de la persona humana y de su dignidad, con sus correspondientes derechos y deberes, adquieren una importancia cada vez mayor”.

En algunas intervenciones del Congreso, se puso de manifiesto “la importancia de que la Iglesia colabore con los Estados, así como con las Organizaciones Internacionales y Nacionales, en el esfuerzo para proteger los derechos de los migrantes, refugiados, solicitantes”.

Los participantes también fueron recibidos en audiencia por el Papa, quien, en su discurso, afirmó que la migración es una oportunidad para destacar la unidad de la familia humana.

Por ello, explicó Benedicto XVI, la Iglesia invita a los fieles a abrir sus corazones a los migrantes y a sus familias, sabiendo que no son sólo un “problema”, sino que constituyen un “recurso”.

El documento final del Congreso, fechado el 18 de enero de 2010, señala la “profunda necesidad de una visión universal de las relaciones internacionales”.

E indica que “teniendo en cuenta los numerosos cambios de la sociedad y los inmensos desafíos generados por la movilidad humana, la Iglesia no tiene otra opción que actuar, considerando sus esfuerzos directamente relacionados con la proclamación del Reino de Dios”.

A los cinco años de la publicación de la Instrucción “Erga migrantes caritas Christi”, los congresistas consideraron que este documento “ha dado un nuevo impulso y dirección a la elaboración de respuestas adecuadas a este fenómeno mundial”.

“Este documento presenta un lenguaje teológico nuevo, y supone un hito especialmente en lo referido a la “categorización” de los migrantes, al tiempo que contribuye a construir una nueva y mayor conciencia de la necesidad de fomentar la pastoral de los migrantes a nivel local, nacional, internacional, continental y universal”.

También apreciaron su aportación para motivar el diálogo y la corresponsabilidad entre las Iglesias de origen, de tránsito y de destino.

“Además, la Instrucción contribuye a reforzar los mecanismos nacionales y diocesanos de coordinación pastoral, y alienta la formación de los agentes pastorales que tienen la tarea de desarrollar e implementar servicios específicos de pastoral en favor de los migrantes”.

Los participantes en el congreso destacaron que el documento ha sido bien recibido, aunque también que “merece tener una difusión más generalizada, a fin de poder ser útil, incluso en el plano político, influyendo en las políticas migratorias”.

En el ámbito internacional, el Congreso recogió la recomendación de que, a nivel mundial, la Iglesia siga promoviendo el concepto de una "autoridad política mundial” que se ocupe de las cuestiones de migración y que, por tanto, contribuya eficazmente a los procesos que en este sentido se están realizando.

El documento final recoge 21 recomendaciones para promover la pastoral de migrantes y refugiados en la Iglesia, y la acción de la Iglesia en el campo de la inmigración, y en relación con los jóvenes inmigrantes, con la vida comunitaria y con diversas formas de colaboración, con otras Iglesias y comunidades y con las autoridades y la sociedad civil.