Para servir eficazmente, urge colaboración: propuesta de la televisión vaticana

En palabras del padre Federico Lombardi, S.I., director del Centro Televisivo Vaticano

| 709 hits

MADRID, miércoles, 11 octubre 2006 (ZENIT.org).- El servicio del Centro Televisivo Vaticano (CTV) crece, igual que ocurre con la cifra de televisiones católicas en el mundo, por lo que urge conocerse y establecer lazos para que la emisora televisiva vaticana pueda hacerles llegar su labor y mejorar, a su vez, el acceso a la misma.



Con esta inquietud y propuesta intervino, en la mañana de este miércoles, el padre Federico Lombardi S.I., director del CTV y de Radio Vaticana –y recientemente nombrado director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede- en el I Congreso Mundial de Televisiones Católicas.

Organizado por el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, con la colaboración de la archidiócesis de Madrid, el evento reúne a cerca de trescientos participantes de medio centenar de países de los cinco continentes en al capital española del 10 al 12 de octubre.

Ante este auditorio el padre Lombardi recalcó que el CTV «ha de prestar sus servicios a todas las instituciones televisivas, sin distinción alguna», suministrando «las imágenes necesarias en aras a proporcionar una amplia difusión de información relativa a la Iglesia Católica y a las actividades del Papa».

En cualquier caso precisó que el CTV es consciente «de que uno de sus principales cometidos es servir a las televisiones católicas».

«En los últimos años el servicio prestado por el CTV a las televisiones católicas ha ido creciendo, y durante este periodo se han estrechado los lazos entre el CTV y gran número de televisiones católicas de distintos países», confirmó.

Pero «la cifra de televisiones de dicha índole está creciendo de forma exponencial, su dispersión geográfica es muy amplia y, en este momento, no se dispone de información organizada sobre las mismas», alertó.

Así que recalcó la extrema importancia del CTV de participar en el congreso «con el fin de recopilar información y comprender mejor la realidad y las exigencias de las televisiones católicas, a fin de hacerles conocer el servicio» de este centro de producción vaticano «y de estudiar el modo de mejorar y facilitar el acceso de las mismas a los servicios del CTV».

Las televisiones católicas pueden recibir la señal de las retrasmisiones en directo de las celebraciones papales realizadas por CTV y de los eventos de los viajes papales por diversas vías, recordó el padre Lombardi.

El CTV tiene su página de enlace en http://www.vatican.va/news_services/television/index_sp.htm, si bien en la sección de «Documentación» de Zenit publicamos íntegramente la actividad del CTV [intervención del padre Lombardi] para que cada televisión católica pueda conocer sus servicios y beneficiarse de ellos, ya sea a corto o largo plazo.

Más desafíos

En este Congreso mundial, el padre Lombardi apuntó como proyecto el hecho de que «en Roma se puede organizar mejor el servicio de distribución de textos e informaciones para facilitar los acompañamientos a las retransmisiones que se preparan “in situ”».

Igualmente reconoció como «asignatura pendiente» del CTV la presencia en Internet. «Se puede prever -apuntó- que, en un futuro, las imágenes de las actividades vaticanas estén disponibles en Internet de manera eficaz y con mayor urgencia».

Por otro lado, mencionó a los participantes que el elevado coste de la distribución satélite intercontinental señala el interés de que se cree «una estrategia de distribución de las retransmisiones televisivas en directo a nivel regional y continental».

Y recalcó la disponibilidad del CTV «a colaborar de forma concreta y activa con las iniciativas de producción de boletines y materiales informativos destinados a las televisiones católicas» y el convencimiento de este centro televisivo «de la necesidad de estructurar la colaboración». Y ello «en aras a servirles a todos ustedes con la mayor eficacia», subrayó.

«La colaboración entre nosotros es esencial y urgente para construir la Iglesia de nuestro tiempo», concluyó.