Pasó haciendo el bien

Comentario al evangelio del Domingo 23° del T.O./B

| 1282 hits

ROMA, jueves 6 septiembre 2012 (ZENIT.org).- Ofrecemos el comentario al evangelio del domingo, escrito por nuestro colaborador, el padre Jesús Álvarez, paulino.

********

Jesús Álvarez, ssp

"Saliendo de las tierras de Tiro, Jesús pasó por Sidón y, dando la vuelta al lago de Galilea, llegó al territorio de la Decápolis. Allí le presentaron un sordo que hablaba con dificultad, y le pidieron que le impusiera las manos. Jesús lo apartó de la gente, le metió los dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. En seguida levantó los ojos al cielo, suspiró y dijo: - “Effetá” (que quiere decir: ábrete). Al instante se le abrieron los oídos, le desapareció el defecto de la lengua y comenzó a hablar correctamente. Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie, pero cuanto más insistía, tanto más ellos lo publicaban. Estaban fuera de sí y decían muy asombrados: - “Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.(Marcos 7, 31-37)

Jesús hacía curaciones milagrosas para demostrar la cercanía y el poder amoroso de Dios, y para revelarnos su proyecto definitivo hacia nosotros: la vida eterna en el hogar de la Familia Trinitaria, donde podamos conseguir la realización total, la plena comunicación en el amor, el sumo placer, la paz y la felicidad sin fin.

A san Pablo le fue concedido ver por un momento la felicidad del paraíso y dijo como fuera de sí: “Ni ojo vio, ni oído oyó, ni mente humana puede imaginar lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman”.

Hoy también se dan frecuentes curaciones milagrosas, de modo especial en santuarios marianos y otros lugares en todo el mundo. Sin olvidar las admirables curaciones realizadas mediante la ciencia médica, que está en continuo progreso, por voluntad de Dios. Todo esto es obra del amor de Dios hacia el hombre, y con frecuencia a través del hombre. Pero hay que advertir de curanderos, hechiceros y brujos, que utilizan sus poderes y la ciencia para explotar al enfermo o hacerle daño.

La enfermedad del sordomudo nos remite también a una gran enfermedad de hoy: la incomunicación en la era de las comunicaciones, en la cual los medios de comunicación ocasionan a menudo incomunicación en el hogar, en la sociedad; incomunicación con la naturaleza, con Dios, con el misterio de la propia persona. Y simboliza también la ceguera espiritual, la falta de fe, la incomunicación de los hombres con su Padre Dios, la más triste de todas las incomunicaciones...

Jesús sigue hoy entre nosotros para curarnos con su presencia viva en la comunicación de la oración, en su Palabra, en la Eucaristía, en el prójimo necesitado.

Las palabras y gestos que curan a fondo son las que surgen del silencio en la adoración, comunicación y escucha amorosa de Dios, de los demás, de nuestro interior y de la creación, en la que se transparenta el Dios-Amor-Comunicación.