Patriarca de Jerusalén: la solidaridad ayuda a permanecer en nuestra tierra

Al inaugurar el encuentro anual de la coordinadora de obispos en apoyo a Tierra Santa

| 1736 hits

JERUSALÉN, martes 11 de enero de 2011 (ZENIT.org).- La solidaridad de los cristianos del mundo ayuda a las comunidades cristianas de Tierra Santa a permanecer en su tierra.

Lo afirmó el patriarca latino de Jerusalén, monseñor Fouad Twal este lunes en Jerusalén, al inaugurar el encuentro anual de la Coordinadora de Conferencias Episcopales de Europa y América en Apoyo a la Iglesia en Tierra Santa, que se está celebrando en Tierra Santa del 8 al 13 de enero.

“Os invitamos a considerar que estáis contribuyendo con vuestra solidaridad al bienestar de nuestras comunidades cristianas y a ayudar a darnos una razón para permanecer en su tierra de origen y preservar la presencia cristiana en Jerusalén en concreto y en Tierra Santa en general, a través de varios sectores de servicios pastorales y sociales”, dijo.

“Espero que los encuentros, visitas y oraciones de estos días nos revelen el camino para el sostenimiento del cuerpo místico de Cristo aquí, y así esta tierra pueda siempre tener hijos e hijas que sean piedras vivas, proclamando que Jesús está vivo y ofreciendo perdón y esperanza a todos los habitantes de esta Tierra Santa”, confesó.

Monseñor Twal expresó a los representantes de los episcopados de España, Alemania, Inglaterra y Gales, Estados Unidos, Canadá, Albania y Países Nórdicos y del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa y de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén su deseo de “que estos días nos permitan descubrir la belleza de la comunión entre nosotros, y esa belleza nos fortalezca en nuestro compromiso con la solidaridad”.

Respecto a la situación actual de los cristianos de Oriente Medio, el patriarca indicó que “nuestra gente ha perdido la credibilidad en discursos y visitas de personalidades políticas y religiosas”.

“Necesitan ver pasos concretos sobre el terreno por una mayor justicia y paz y dignidad -explicó-. Necesitan que nos impliquemos más”.

Amenazados por dos extremismos

Monseñor Twal, destacó que “todavía estamos preocupados por los dos extremismos: el musulmán con sus ataques a nuestras iglesias y nuestros fieles, y el ala derecha isarelí, invadiendo cada vez más Jerusalén, intentando transformarla en una ciudad exclusivamente hebrea-judía, excluyendo a las demás fes”.

“Obviamente no podemos cambiar la situación política”, reconoció, pero “frente a una situación frustrante, podemos invertir nuestro tiempo, energía y recursos en marcar una diferencia en la vida de nuestra gente”.

El patriarca se refirió también a la situación de Egipto e Irak, países donde las comunidades cristianas han sufrido recientemente graves atentados terroristas.

Y recordó que las proposiciones del Sínodo de Obispos sobre Oriente Medio destacaron que “la persecución debe aumentar la conciencia de los cristianos de todo el mundo de la necesidad de una mayor solidaridad” y “también debe despertar en nosotros el compromiso de apoyar e insistir en la legislación internacional y el respeto a todas las personas”.

“Debemos recordar lo que escribieron los Padres sinodales”, añadió, que indicaron que el tipo de solidaridad que vivieron en el Sínodo o en el encuentro de esta semana “nos da la valentía de realizar esta purificación y de volvernos a comprometer en la misión del Cordero de Dios, compartiendo la cruz con él y esperando compartir Su Resurrección”.

El patriarca reiteró la importancia de mantener la presencia de los cristianos en Oriente Medio, que el Papa alentó y calificó durante su visita en 2009 como “preciosa a los ojos de Dios”.

Comunión y testimonio

Este año, el encuentro del Grupo de Coordinación toma el tema y las conclusiones de la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos celebrada el pasado octubre en el Vaticano: la comunión y el testimonio de los creyentes.

Los participantes están reflexionando sobre ello partiendo de la actividad de las comunidades locales católica, ortodoxa y protestante a favor del ecumenismo y el bien de todos los cristianos.

Según explicó a Radio Vaticano el representante de la Conferencia Episcopal Española en el encuentro, el obispo de Urgel monseñor Joan Enric Vives, “este año, el desafío es más ecuménico que en otros años”.

También el tema de la libertad religiosa aparece como una de las cuestiones que están examinando con detenimiento.

El obispo Vives destacó la preocupación de los participantes del encuentro por los cristianos que se encuentran en minoría en los Estados de Oriente Medio.

Señaló el shock provocado por los graves atentados en Egipto e Irak y afirmó que “cuando la fe se confronta también con el martirio, se hace más fuerte, más grande”.

Por otra parte, los obispos están examinando el desarrollo de los trabajos de la Comisión Bilateral Permanente entre la Santa Sede y el Estado de Israel, así como la reanudación de los coloquios entre la Santa Sede y la Organización para la Liberación de Palestina.

El encuentro dedica además un espacio al diálogo interreligioso con el islam y con el judaísmo.

Los obispos están reiterando la firme voluntad de los católicos de promover, junto a los ciudadanos musulmanes, la construcción de una sociedad civil basada en la ciudadanía, la libertad religiosa y la libertad de conciencia.

Al mismo tiempo, muestran su compromiso con una auténtica paz, justa y duradera, así como con la escucha y cumplimiento de la Palabra de Dios, que debe impulsar a tratar a todos según los mandamientos divinos.

También se están llevando a cabo encuentros y espacios dedicados a los temas de la educación para el diálogo en las escuelas católicas de Israel y Palestina, la misión de la vida consagrada en Tierra Santa y el testimonio de la caridad, en concreto con los pobres, los marginados, los enfermos y los refugiados.

El encuentro incluye visitas a Belén, Jericó, Nablús, Jerusalén,... y se clausurará el jueves por la mañana con una rueda de prensa en la que se difundirá el comunicado final de los trabajos.