Perú: el cardenal Cipriani ordenó siete nuevos sacerdotes

''La Santa Misa es el centro de la vida del sacerdote''

Lima, (Zenit.org) Redacción | 778 hits

“El sacerdote es un hombre escogido de entre los hombres y constituido a favor de los hombres. Debemos recordar siempre que el sacerdotes es ese mediador entre Dios y los hombres”, refirió el cardenal Juan Luis Cipriani en la solemne Misa de Ordenación de siete nuevos sacerdotes y tres nuevos diáconos para la Archidiócesis de Lima, que presidió en la Basílica Catedral, el sábado 25 de mayo, Vísperas de la Solemnidad de la Santísima Trinidad.

Los diáconos que fueron ordenados sacerdotes son Tomás Garvan Orellana, Augusto Meloni Navarro, Moisés Osorio Lescano, Daniel Quispe García, César Valdivia Romero, José Vásquez Huertas y Raúl Vera Manrique.

“La Santa Misa es el centro de la vida del sacerdote. Si celebramos la Santa Misa en gracia de Dios, hemos asegurado nuestra santidad. Para ello debemos respetar con cariño todas las rúbricas y lo establecido por la Iglesia”, exhortó.

“Debemos celebrar bien la Santa Misa, con atención y les digo esto porque el trabajo a veces nos obliga a celebrar dos o tres veces en el día la Santa Misa, cada una debemos celebrarla con enorme agradecimiento y cuidado”, añadió.

El Arzobispo de Lima también les hizo un especial llamado a vivir la austeridad.

“En estos tiempos debo hacer un llamado especial para vivir más exigentemente la pobreza, sean sacerdotes austeros. También debo recordar de modo especial que vivan esa limpieza de cuerpo y alma. Vivan con un corazón enterizo, no quebradizo, fuerte, enamorado, que se vuelca a Dios. No somos solterones, somos padres, somos enamorados del amor, vivimos en un gozo y en una serenidad fruto de ese amor con Dios y la Iglesia”, señaló.

“Y también les pido sinceridad humilde y valiente, cuiden la dirección espiritual, cuiden los horarios aprovechando bien el tiempo, vivan una vida de piedad intensa y por favor una fraternidad sacerdotal, esa es nuestra fortaleza”, prosiguió.

En otro momento el cardenal Cipriani animó a los nuevos sacerdotes a salir al encuentro de los enfermos, de los pecadores, de los niños, de los jóvenes y de los más pobres.

“Salgamos de nuestros pequeños egoísmos, de nuestros pequeños problemas de carácter o caprichos. Que con el tiempo esta ordenación sacerdotal siga brillando. Estrenemos el gozo y la alegría de ese amor de Cristo”, mencionó.

También les exhortó a dedicar amplios horarios al sacramento de la Confesión. “Debemos dedicarle tiempo generoso a la atención de las confesiones. Cuánto ayuda al sacerdote atender bien las confesiones, recuerden que quien perdona es Cristo, no estorbemos la acción de la gracia. El mundo clama por ese encuentro de perdón y misericordia. El confesionario debe ser como su casa”, refirió.

Los siete nuevos sacerdotes se han preparado en el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo de Lima y han cursado estudios teológicos en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima (FTPCL).