Perú: Los obispos de la selva advierten contra la explotación de la Amazonia

El Ejecutivo impone 33 proyectos mediante decretos de urgenciade

| 1848 hits

LIMA, miércoles 9 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- "Cuidar la casa de todos" es la nueva toma de postura, hecha pública el 4 de febrero, del presidente de la Conferencia Episcopal de Perú y de los obispos de los Vicariatos Apostólicos de la Amazonía peruana sobre la explotación de esta tierra en disputa.

El lago conflicto que enfrenta a los pobladores de la selva, las empresas explotadoras de la Amazonía y el Ejecutivo, ve una nueva vuelta de tuerca contra los intereses de los pobladores en la imposición por decreto, por parte del Gobierno de Alan García, de 33 proyectos cuya repercusión en este "pulmón del planeta" preocupa a la Iglesia en Perú.

Como se sabe, el Gobierno de Alan García promulgó los pasados 18 y 21 de enero dos decretos de urgencia que afectan a 33 proyectos, entre ellos centrales hidroeléctricas y de transporte, y que, en la práctica, permiten a funcionarios expedir autorizaciones administrativas sin que sea necesario un previo y preceptivo hasta ahora estudio ambiental.

"Como pastores de la Iglesia católica, hacemos nuestra la gran preocupación suscitada por la reciente publicación de los Decretos de Urgencia N° 001–2011 y N° 002–2011, por parte del Poder Ejecutivo, en base a las facultades extraordinarias que le otorga la Constitución, a través de los cuales se dictan disposiciones especiales para facilitar la aplicación de 33 proyectos de inversión en nuestro país”.

“Estos decretos de urgencia están destinados a exonerar del estudio de impacto ambiental a estos proyectos de inversión como requisito previo para la obtención de autorizaciones administrativas", alertan los obispos.

Los estudios de impacto ambiental son obligatorios para cualquier proyecto de este tipo. Obligación que el Ejecutivo acaba de saltarse por decreto.

Los obispos aclaran que la Iglesia "jamás estará en contra de todo aquello que suponga sumar esfuerzos para alcanzar el bienestar de peruanos y peruanas".

Recordando el documento de Aparecida, consideran un deber "cuidar la casa común, pues los recursos naturales se pueden agotar y corremos el riesgo de administrar miseria, llanto y desolación" (Aparecida, 474).

Justifican su respuesta en la insistencia de numerosos fieles sobre la necesidad de los estudios de impacto ambiental, "requisito fundamental para toda actividad extractiva y energética, a fin de conocer las graves consecuencias que un mal manejo ambiental podría tener para la población y nuestra diversidad de ecosistemas", subrayan los obispos.

Recuerdan su labor de mediación entre las comunidades y el Estado, "a fin de evitar situaciones de violencia producto de la agudización de los conflictos sociales", subrayando que, en ellos, "quien más pierde es el más pobre, cuya marginación es clamorosa".

Dan cuenta de que, desde el mes de diciembre pasado, hay más de doscientos conflictos sociales en el país, la tercera parte de ellos vinculados al manejo del agua y recursos hídricos.

"Es preocupante que estos decretos puedan convertir la exigencia de los estudios de impacto ambiental en un requisito administrativo no obligatorio", advierten los prelados de la selva.

"El agua, el aire, la tierra, son elementos esenciales de esa naturaleza gratuita que Dios nos ha otorgado generosamente. Los conflictos sociales se pueden prevenir y evitar si actuamos a tiempo",


subrayan.

Y concluyen recordando el magisterio: "El desarrollo requiere el respeto a nuestra tierra y su gente" (Cfr. Populorum Progessio, 20). "Si queremos la paz, cuidemos la creación". (Benedicto XVI, mensaje de 1 de enero de 2010)y asegurando que están "comprometidos en esa tarea".

Firman el documento el presidente de la Conferencia Episcopal y los obispos de los vicariatos apostólicos de la Amazonía peruana, presentes en el IV Encuentro de la Pastoral Indígena: Héctor Miguel Cabrejos OFM, presidente de la Conferencia Episcopal; Gerardo Zerdin OFM, Vicariato Apostólico de San Ramón; Francisco González OP, Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado;   José Luis Astigarraga CP, Vicariato Apostólico de Yurimaguas; Santiago García de la Rasilla SJ,  Vicariato Apostólico de Jaén; Gaetano Gambusera SDB, Vicariato apostólico de Pucallpa, Alberto Campos OFM, Vicariato Apostólico de San José del Amazonas; Juan Tomas Oliver OFM, Vicariato Apostólico de Requena.

Uno de los proyectos más ambiciosos y polémicos en Perú es la construcción de una central hidroeléctrica en el distrito selvático de Inambari, al sudeste del país, que, de ejecutarse, se convertiría en la quinta hidroeléctrica más grande de Sudamérica.

La Iglesia, al igual que hace días hizo el Defensor del Pueblo, recordó que el 30% de los conflictos sociales registrados en diciembre pasado estaban vinculados al manejo del agua y recursos hídricos.

Diferentes organismos civiles y miembros de la oposición criticaron la promulgación de estos decretos de urgencia, que algunos llegaron a calificar de inconstitucionales.

La aprobación de estos decretos hizo recordar una serie de enfrentamientos entre indígenas y policía en junio de 2009, que se saldaron con 34 muertos, originados tras la promulgación de varios decretos sobre explotación petrolera, que las organizaciones indígenas amazónicas consideraban dañinos para el medio ambiente.

Sobre este largo conflicto ver también:

http://www.zenit.org/article-36137?l=spanish;

http://www.zenit.org/article-32206?l=spanish;

http://www.zenit.org/article-31695?l=spanish;

http://www.zenit.org/article-32746?l=spanish.