Perú: María, figura del cristiano

Eucaristía de la Misión Continental en la archidiócesis de Arequipa

| 1633 hits

AREQUIPA, lunes 19 noviembre 2012 (ZENIT.org).-“Que su visita no se quede en unos cuantos días de emoción, sino que contemplándola, podamos contemplar en ella la figura del cristiano, a la mujer que no se guardó nada para sí misma y no se cerró a sus planes, sino que se entregó totalmente a la voluntad del Señor, al decir: aquí está la esclava del Señor, hágase en mi tu Palabra y que por lo tanto podamos decir lo mismo”, fue la exhortación final de monseñor Javier Del Río Alba, arzobispo de Arequipa.

El arzobispo presidió la última Eucaristía de este año en la ciudad con la imagen de la Virgen de Chapi, en el marco de la Misión Continental de la archidiócesis, denominada “Evangelizando con María”, informa la Oficina de Comunicación del Arzobispado.

El acto lítúrgico que congregó a un buen número de fieles, tuvo lugar este domingo 18 de noviembre, en el parque contiguo a la capilla San Alberto Hurtado, correspondiente a la parroquia “Nuestra Señora de la Asunta”, que la preciosa imagen de la Mamita de Chapi visitó la última semana.

Durante la homilía, monseñor Del Río invitó también a los fieles a reconocer este amoroso gesto de la imagen de la Virgen que desde el año pasado inició este peregrinaje en el mes de setiembre.

En el mismo sentido, animó a los presentes, entre los que se encontraban, jóvenes escolares, adultos, niños y familias completas, a tomar muy en cuenta las lecturas de la liturgia del día, que animan en la esperanza del peregrinaje que los cristianos realizan en este mundo, porque más allá les esperan los cielos nuevos prometidos por el Señor, la vida nueva para la cual les ha creado.

Finalizando la Eucaristía, el párroco de esa jurisdicción Juan Carlos Armejo, quien junto al vicario parroquial Helarf Cornejo concelebraron la Santa Misa, agradeció la visita del pastor de Arequipa y en la persona de vecinos de la zona hicieron entrega de una pequeña y bella imagen del Niño de la Espina.

Lo mismo sucedió con la pareja de esposos Hebert y Lourdes Lópex del Movimiento Juan XXIII, quienes se encargaron del traslado y cuidado de la Virgen en estas visitas.

Luego, estaba previsto que la imagen de la Virgen partiera a la parroquia San Isidro Labrador, en el sector de Mejía en la provincia de Islay, donde se quedará hasta el 23 de noviembre. De allí pasará a visitar la parroquia Señor de los Desamparados hasta el 28 de noviembre, culminando su peregrinar por este año, en la parroquia Nuestra Señora de La Asunta en el sector de Cocachacra, el 3 de diciembre.

Según dieron a conocer los responsables, se prevé que el próximo año la imagen llegue a las parroquias de la provincia de Caylloma del Decanato I y algunas pertenecientes al Decanato IX, en los distritos de Sabandía, Characato y Polobaya, finalizando así esta histórica visita desde Santuario ubicado en Chapi y que se realiza bajo el lema: “Evangelizando con María”.

Miles defieles participaron este año en las actividades que se desarrollaron en el marco de esta visita, parte de la Misión Continental en su Etapa Territorial en la Archidiócesis.

Hasta ahora, 49 parroquias pertenecientes a nueve Decanatos, recibieron a la Mamita. En cada lugar, multitudes manifestaron su amor a la Virgen y fortalecieron la identidad mariana, propia de nuestra Región.

Los fieles junto a sus sacerdotes, organizaron diversos actos como vigilias, tanto de adultos como de jóvenes, conciertos de alabanza, rezo del Rosario, procesiones, entre otras muestras de devoción. Sin embargo cabe destacar su disposición a la formación al participar en los ciclos de Catequesis programados, sobre temas como: Kerigma, Creación, Caída del Hombre y esperanza de Salvación e Iglesia y Vida Nueva en Cristo.

Otro aspecto importante de esta peregrinación fue la acogida que dieron a la Mamita: escolares de diferentes centros educativos, comerciantes, profesionales diversos y autoridades que le tributaron especiales reconocimientos entregándole condecoraciones, diplomas entre otros. Todos los actos tuvieron el propósito de agradecer su amor de Madre al visitarlos en sus propias jurisdicciones sin importar la distancia.