Perú: Treinta años de evangelización con la música

Entrevista al cantautor Luis Enrique Ascoy que lo celebra con una radio online de música cristiana

Lima, (Zenit.org) José Antonio Varela Vidal | 738 hits

El cantautor católico peruano Luis Enrique Ascoy ha cumplido treinta años de vida artística. Ha sido un tiempo durante el cual acompañó a toda una generación en el Perú y en otros países que a través de sus canciones y otras actividades formativas han entendido mejor su fe y su compromiso en la Iglesia, inclusive como artistas católicos.

Desde sus orígenes, con temas como “Historia de un cantante sin futuro” que animó a los cantantes a no mirar para atrás o la canción “Vida”, con una cuestionadora letra que marcó a muchos en retiros y jornadas matrimoniales, hasta los temas actuales que según sus palabras, “son más apologéticos”, Luis Enrique ha ido dando lo mejor de sí, con un gran espíritu evangelizador y compromiso católico.

Hoy celebra sus primeros treinta años de vida artística (o apostolado musical, díríamos), acompañado por su familia que canta y toca con él, y que a la vez lo impulsa a ingresar por nuevas rutas, como una radio on line que emite música cristiana ininterrumpida desde su domicilio…

En medio de este tiempo especial, ZENIT dialogó con este cantautor católico que conformó el grupo que interpretó el reciente himno de la Jornada Mundial de la Juventud de Río.

¿Cómo vienes celebrando tus treinta años de vida artística?

--Luis E. Ascoy: Quisimos considerar al año 2013 como nuestro año jubilar y considerar a todos los eventos de este año como parte de las celebraciones del treinta aniversario. Cada concierto de este año jubilar ha sido como rendir un homenaje a toda la gente que nos acompaña a lo largo de nuestra trayectoria.  

¿Te consideras un cantante cristiano o un evangelizador musical?

--Luis E. Ascoy: Sin duda, un evangelizador cuyo servicio es la música. Aunque también en los últimos tiempos Dios ha querido que lo sirva también desde las charlas formativas a jóvenes, padres de familia y los retiros, especialmente dirigidos a músicos.  

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para componer?

--Luis E. Ascoy: Se puede hacer música religiosa cantándole a Dios, o cantándole a la gente acerca de Dios. En ese sentido, mi inspiración es la vida cotidiana, la gente que nos rodea y la realidad en la que vivimos. Trato de darle una mirada de fe al mundo, dirigiéndome a la gente para hablarles de Dios. 

¿Qué temas te llevan a componer más, especialmente en estos tiempos? 

--Luis E. Ascoy: Hoy en día hay una amenaza explícita, quizás como nunca antes, en contra de la vida, de la familia y de la concepción cristiana del mundo. Mis últimas producciones han sido muy apologéticas en ese sentido. 

¿Cómo eliges los lugares adónde llevar tu música?

--Luis E. Ascoy: Entiendo que mi principal llamado es evangelizar el Perú. Por ello tratamos de planificar llegar hasta el último rincón del país, incluso donde no hay condiciones ideales para montar un concierto completo. En lo que respecta a otros países, dejo que Dios disponga conforme a su voluntad a través de las invitaciones que me llegan. Lo importante es reconocer que cuando Dios me saca del Perú es para enseñarme "algo" que debo llevar a mi tierra y convertirlo en iniciativa.  

Los músicos cristianos tienen un gran potencial ahora con internet, las redes sociales, ¿verdad?

--Luis E. Ascoy: Digamos que, aparte de los medios de comunicación católicos, cuyo apoyo en difusión es limitado, tenemos ahora la red para lograr una mayor y mejor difusión de nuestras canciones y video clips. Es una gran oportunidad de evangelizacion que no existía hace quince años.  

¿Cuál es tu estrategia para acercarte a las nuevas generaciones a través de estos medios?

--Luis E. Ascoy: Hoy en día las propuestas musicales son cada vez mas audiovisuales. Tratamos de invertir en la producción de video clips y lyric videos (videos basados en las letras de las canciones), para lograr la atención de las nuevas generaciones que pasan mucho de su tiempo en la red. 

Hay una línea invisible que divide aún la música juvenil cristiana con la litúrgica y el culto... ¿cómo combinar adecuadamente esto?

--Luis E. Ascoy: La linea ya deja de ser invisible y pasa a ser un reconocimiento de tres géneros musicales. Cada vez más entendemos a la música católica en tres frentes de batalla: una, el canto litúrgico (música para la misa y otras ceremonias litúrgicas). Dos, el canto de animación comunitaria (música en asambleas, retiros, jornadas, encuentros, etcétera). Y tercero, el canto profético (música para evangelizar en las calles, plazas, colegios, hospitales, universidades, otros). Los músicos católicos vamos tomando conciencia de esto y nos vamos desarrollando en los tres frentes a los cuales estamos llamados a servir. 

¿Cómo vienes celebrando estos treinta años de vida en familia, sabiendo que tus hijos y esposa cantan y tocan contigo?

--Luis E. Ascoy: Con la inmensa alegría de constatar que lo nuestro no es una "carrera artistica", como lo concibe el mundo, sino un servicio pastoral ofrecido en familia y desde la Iglesia. 

Un mensaje final para los jóvenes que vienen componiendo y esperan "su momento"...

--Luis E. Ascoy: Somos un gran ejército de músicos distribuidos en todo el mundo. Hay que sentirnos parte de ese ejército para comenzar, como hermanos y no como competidores. Luego identificar nuestro primer llamado en nuestra parroquia, viciaría, diócesis, región o país (en ese orden). Y ser fieles en lo que el Señor nos encargue. No olvidar que el primer "megaevento" al cual debemos aspirar es la santa misa de cada domingo, donde todos debemos servir al Señor desde la música con excelencia. Finalmente, debemos asumir esto siempre como un servicio pastoral con toda su dimensión misionera y evangelizadora.  

¿Y qué les dirías a los párrocos y otros líderes que ven crecer el fenómeno musical juvenil en parroquias, colegios y movimientos?

--Luis E. Ascoy: Que todo esto no es el "afán" de figuración de algunos músicos, ni un plan emprendido por algunos productores para hacer dinero. Esto es un plan del Espíritu Santo, y doy testimonio de ello, con un potencial maravilloso de evangelización, pero que requiere de orden, entrega, esfuerzo y formación, de parte de los músicos, y ¡atención!, de parte de la Iglesia jerárquica. Cuando todas estas cosas terminen de consolidarse y en alguna medida ya se viene dando, veremos un tiempo de evangelización musical a todo nivel y con frutos y resultados insospechados. 


Para conocer más de la música de Luis Enrique Ascoy aquí o en Facebook.