Pésame del Papa por el fallecimiento del cardenal Emmanuel III Delly

Francisco recuerda el compromiso del patriarca emérito de Babilonia de los Caldeos para promover las relaciones interreligiosas

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 441 hits

El papa Francisco ha enviado su pésame por la muerte del cardenal Emmanuel III Delly, patriarca emérito de Babilonia de los Caldeos, fallecido hace unas horas en un hospital de San Diego, California, a los 87 años. En un telegrama dirigido al patriarca Louis Raphael I Sako, el Santo Padre recuerda el gran compromiso del cardenal Delly por “la promoción de relaciones respetuosas, justas y pacíficas con los seguidores de las distintas religiones”. El Papa ofrece al patriarca, al clero, religiosos y religiosas y laicos fieles del patriarca, tanto en Irak como en la diáspora, “mis condolencias y aseguro mis oraciones”. Y así, el Pontífice se une a todos los que lloran la muerte “de este pastor estimado” para encomiar su noble alma a la misericordia infinita de Dios, e imparte su bendición apostólica “como empeño de paz y de esperanza en el Señor”.

Por su parte, Louis Raphael I Sako, actual patriarca caldeo, en declaraciones a la agencia Fides ha recordado que “el cardenal Delly ha servido a la Iglesia caldea durante más de 60 años con dedicación, primero como sacerdote, después como obispo y como patriarca. Ha atravesado periodos muy difíciles, desde el que siguió a la revolución de 1958 hasta las guerras de los últimos decenios y las persecuciones de los cristianos seguida de la intervención de USA. En este tiempo ha permanecido fiel a la patria y a su pueblo, no ha abandonado su rebaño, se ha quedado con sus fieles rezando, ayudando, animando. En esto se ha visto su alma de pastor”.

A su vez, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, se suma al dolor del Papa y expresa a la entera Iglesia de Irak, de todo corazón, sus condolencias.

En los próximos días se celebrará una misa de sufragio en la catedral caldea de San José en Bagdad. El funeral tendrá lugar mañana en San Diego y el cuerpo será enterrado el próximo sábado en Detroit, donde residen gran parte de los parientes más cercanos al patriarca emérito, que se mudaron desde Irak a Estados Unidos hace unos años.

El patriarca emérito Delly nació en Tel kaif, archieparquía de Mossul de los Caldeos, el 27 de septiembre de 1927. Se licenció en teología en la Universidad Pontificia Urbaniana y en derecho canónico en la Universidad Pontificia Lateranense en Roma. Fue ordenado sacerdote en 1952 y volvió a Bagdad como secretario del patriarca el 30 de diciembre de 1960. Fue elegido en la Iglesia titular de Paleopoli de Asia en diciembre de 1962 como auxiliar del patriarca Paul II Cheikho, recibiendo la ordenación episcopal en 1963. Desde ese año, como obispo, se convirtió en miembro del Concilio Vaticano II, del que había participado antes como perito.

En octubre de 2002 renunció al encargo de obispo auxiliar al alcanzar el límite de edad, pero un año después, fue elegido por los obispos caldeos patriarca de Babilonia, mientras Irak estaba atravesando un momento histórico complicado, después de la intervención militar guiada por EEUU que había llevado a la caída del régimen de Saddam Hussein. “Políticamente hemos sido liberados del viejo régimen, de hecho estamos ocupados. Y al pueblo, a cualquier pueblo, esto no le gusta”, declaró el entonces recién elegido patriarca en una entrevista en diciembre del 2003.