Pésame del papa por la muerte del patriarca de toda Bulgaria, Máximo

Murió a los 98 años, según informó la Iglesia ortodoxa del país europeo

| 1418 hits

ROMA, martes 6 noviembre 2012 (ZENIT.org).- El patriarca de la Iglesia ortodoxa de Bulgaria Máximo, murió una semana antes de cumplir 98 años. Con este motivo, Benedicto XVI ha enviado un telegrama de pésame por la muerte del metropolita de Sofía.

En un telegrama dirigido a Gregorio de Veliko Trnovo, presidente ad interim del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa de Bulgaria.

"Con profunda aflicción, he sabido la noticia de la desaparición de nuestro querido hermano en Cristo, su santidad Máximo, metropolita de Sofía y patriarca de Bulgaria que, durante sus largos años, sirvió con dedicación al Señor y a su pueblo", afirma el papa en su telegrama.

"En nombre de la Iglesia católica, deseo asegurarle, así como al conjunto de los obispos, sacerdotes y fieles de la Iglesia ortodoxa de Bulgaria, me asocio a su dolor en la oración", añade el mensaje de Benedicto XVI.

"Que el Señor, que es bueno y misericordioso, acoja en su morada celeste a nuestro querido hermano Máximo. ¡Que El le conceda la paz y la memoria eterna!, añade.

"Participando del dolor de la Iglesia ortodoxa de Bulgaria, doy gracias a Dios por todos los beneficios del difunto patriarca hacia su Iglesia y el pueblo de su país. Especialmente recuerdo la acogida cordial que fue reservada al beato papa Juan Pablo II durante su viaje a Bulgaria, en el mes de mayor de 2002. Doy gracias al Señor por las buenas relaciones que el patriarca desarrolló con la Iglesia católica en estas tierras y expreso el deseo de que estas buenas relaciones puedan proseguir para la proclamación del evangelio", subraya el pontífice.

"Reiterando toda mi simpatía y asegurándole mi recuerdo y mi oración, le ruego que acepte, eminencia, la expresión de mis sinceros saludos en Cristo", concluye Benedicto XVI.

"Alrededor de las 4,00 horas (3,00 horas en Italia), a los 98 años de edad, el líder de la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria y Arzobispo de Sofía se ha presentado ante Dios", afirmaba una nota de la Iglesia ortodoxa búlgara.

El patriarca Máximo pasó las últimas semanas ingresado en un hospital de Bulgaria por un cuadro de debilidad general, según el equipo médico que lo atendió.

Máximo fue patriarca de la Iglesia ortodoxa de Bulgaria desde 1971, más de cuatro décadas, en las que lideró a sus fieles en medio de un régimen comunista primero, y una transición a la democracia después.

En 1989, con el fin del régimen comunista, un grupo de miembros del clero se escindió del Santo Sínodo, cuestionando la legitimidad de Máximo, ya que fue nombrado por el dictador Todor Zhivkov, y acusándole de haber colaborado con su gobierno. La Iglesia ortodoxa búlgara se unificó diez años después bajo el liderazgo de Máximo que, pese a su gran influencia, mentuvo un perfil público bajo.

Ahora, el Santo Sínodo, formado por trece miembros del clero, elige a un patriarca interino que guiará a la Iglesia Ortodoxa búlgara hasta que el Consejo Eclesiástico se reúna y designe al sucesor de Máximo, en los próximos cuatro meses.

Todavía no se sabe cuándo será el entierro del líder ortodoxo cuyo nombre secular era Marin Minkov.