Piden a los obispos no tener miedo a los medios de comunicación

Asamblea Plenaria de las Comisiones de Medios de las Conferencias Episcopales Europeas

| 668 hits

VARSOVIA, miércoles, 21 septiembre 2005 (ZENIT.org).- La Iglesia no debe tener miedo de entrar en el debate social haciendo escuchar su voz a través de los medios de comunicación, han pedido responsables católicos europeos de comunicación.



«Una Iglesia ausente o complaciente no será respetada ni por los medios de comunicación ni por los jóvenes. Debe ser ella misma », afirma el comunicado de prensa final de la Asamblea Plenaria de las Comisiones de Medios de las Conferencias Episcopales Europeas celebrada en Varsovia del 14 al 18 de septiembre de 2005 (http://www.ccee.ch).

El texto afirma que «los jóvenes quieren que no tengamos miedo de los medios de comunicación: salgamos a donde la gente no se lo espera, entremos en la arena cuando la Iglesia es llamada a participar en los debates de la sociedad», exhorta el texto.

En el encuentro participaron unos ochenta obispos, expertos en comunicación, portavoces de las 34 conferencias episcopales del viejo continente y representantes de agencias católicas de comunicación.

Al inicio de la reunión, el presidente de la Asamblea, monseñor Peter Henrici, obispo auxiliar de Chur (Suiza), planteó los objetivos: analizar la cultura actual de los medios de comunicación y su relación con los jóvenes para diseñar prioridades para el trabajo de la Iglesia con la juventud.

Monseñor John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales ilustró las últimas iniciativas de Juan Pablo II en la comunicación, en particular su carta apostólica «El rápido desarrollo», así como los primeros pasos dados en este terreno dados por Benedicto XVI (Cf. Cf. Zenit, 16 de septiembre de 2005).

El profesor Arturo Merayo, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad Católica de Murcia, ofreció la intervención clave al afrontar la relación entre jóvenes y medios de comunicación.

Los participantes ofrecieron ideas prácticas a los obispos.

En particular, sugirieron «involucrar a los jóvenes en la actividad pastoral». «Buena parte del material audiovisual, de la música, de las películas, tiene una gran riqueza en términos de espiritualidad y religión, a pesar de que en ocasiones sólo sea de manera implícita. Deberíamos saber reconocer y alentar estos resultados», afirma el mensaje final.

En segundo lugar, los participantes propusieron hacer de los medios de comunicación parte del trabajo pastoral de la Iglesia, « por una parte invirtiendo recursos humanos y financieros en la educación en los medios de comunicación y, por otra, formando a profesionales».

Otra de las peticiones presentadas a los obispos europeos fue la de adentrarse en los nuevos medios de comunicación. Por ejemplo, se sugirió enviar SMS (mensajes por teléfono) para invitar a los jóvenes a reuniones, participar en foros en Internet, lanzar una campaña europea publicitaria, crear una página web europea en varios idiomas…