Piden al Papa declarar a Don Bosco patrono de los ilusionistas

Peregrinación a Roma de prestidigitadores

| 756 hits

ROMA, 29 enero 2002 (ZENIT.org).- Centenares de prestidigitadores e ilusionistas presentarán este miércoles a Juan Pablo II una petición expresa: declarar como patrono de su categoría a san Juan Bosco.



Participarán en la audiencia general, con sus trajes de escena, sus lentejuelas, y quizá con alguno de esos conejos que sale del sombrero en el momento menos esperado.

Le regalarán al Papa una varita mágica proveniente de la India «para que siga haciendo la gran magia que sirve al mundo: la paz y la serenidad».

Uno de los organizadores del curioso encuentro es el Mago Sales, como es conocido este sacerdote salesiano, cuyo nombre de pila es Silvano Mantelli.

Hace dos años, ante el estupor de la prensa, organizó el «Jubileo de los magos» (excluidos los ocultistas) y desde hace veinte años en Castelnuovo Don Bosco, patria de su fundador, celebra la «misa de los prestidigitadores».

Ahora ha organizado esta curiosa «peregrinación mágica» (en el buen sentido) a Roma para llenar una laguna.

«Aunque popularmente Don Bosco es conocido como patrono de los prestidigitadores e ilusionistas en todo el mundo católico (en particular en la cultura española y latinoamericana), nunca ha sido declarado oficialmente y ni siquiera ha sido elevada una petición ante la oficina vaticana competente», explica el sacerdote «mago».

El Mago Sales dirige la Fundación «Magos sin Fronteras» que financia proyectos a favor de los niños del tercer mundo con los ingresos producidos por espectáculos.