Polémica: ¿Se contradice el Papa?

La Santa Sede aclara interpretaciones equivocadas de la prensa

| 1181 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 7 dic (ZENIT.org).- El Papa contradice la Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe «Dominus Iesus». Esta es la noticia que podía leerse esta mañana en varios periódicos de diferentes países europeos.



En un primer momento, parecía todo un «scoop», pues el Papa había dejado muy claro que él mismo ha aprobado el documento que lleva la firma del cardenal Joseph Ratzinger («El Papa: "Dominus Iesus", una plataforma para el diálogo entre creyentes»).

¿Qué es lo que ha pasado entonces? La respuesta se encuentra en un breve despacho publicado ayer por la agencia italiana Ansa. Con el título «El Papa: Todos los justos, incluso quien no cree, se salvarán», informaba ayer sobre la intervención del pontífice en la tradicional audiencia general de los miércoles.

Acto seguido, en el segundo párrafo del servicio, explicaba que la afirmación contradecía la Declaración vaticana. «Por el contrario --se puede leer en el despacho de Ansa--, un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del 5 de septiembre pasado, el "Dominus Iesus", afirmando que sólo en "la única y universal" Iglesia católica puede haber salvación, había provocado reacciones críticas por parte de las demás religiones y suscitado dudas sobre la voluntad ecuménica de la Santa Sede».

Para aclarar el malentendido, la Sala de Prensa de la Santa Sede ha publicado hoy un comunicado en el que se explica que esta «apresurada noticia nace en realidad de un insuficiente conocimiento de la Declaración "Dominus Iesus"».

En realidad, el número 20 de la «Dominus Iesus», según informa el comunicado de prensa, dice lo siguiente: «Para aquellos que no son formal y visiblemente miembros de la Iglesia, la salvación de Cristo es accesible en virtud de la gracia que, aun teniendo una misteriosa relación con la Iglesia, no les introduce formalmente en ella, sino que los ilumina de manera adecuada en su situación interior y ambiental. Esta gracia proviene de Cristo; es fruto de su sacrificio y es comunicada por el Espíritu Santo».

El comunicado de prensa distribuido esta mañana por la Santa Sede concluye: «La enseñanza del Concilio Vaticano II, retomada por el Santo Padre, según la cual, quienes se salvan, aunque no sean cristianos, se salvan por obra de la gracia de Cristo, es precisamente lo que declara la "Dominus Iesus" a propósito del carácter único y universal de Cristo».

Lo más curioso de la polémica es que la catequesis del Papa no hablaba de la salvación, sino de la colaboración entre creyentes y no creyentes en la construcción del Reino de Dios (no del Reino de los Cielos).

El Reino de Dios, aclaró, «es la acción eficaz pero misteriosa de Dios en el universo y en ese ovillo de las vicisitudes humanas».

Y añadió: «Todos los justos de la tierra, incluso los que ignoran a Cristo y a su Iglesia y que, bajo el influjo de la gracia, buscan a Dios con corazón sincero, están llamados a edificar el Reino de Dios, colaborando con el Señor que es su primer y decisivo artífice».

Sin embargo, grandes periódicos europeos hoy abrían con titulares que, aunque corresponden a la teología católica, contienen afirmaciones que el Papa no hizo ayer y que no se oponen a la «Dominus Iesus».

El diario de mayor tirada en Italia, «Il Corriere della Sera», ponía en un título una afirmación entre comillas que no está en el discurso: «También quien no cree puede salvarse», decía el diario, aunque ciertamente corresponde con el Magisterio de la Iglesia enseñado en el Concilio Vaticano II («Lumen Gentium»), pero que curiosamente nunca dijo ayer el Papa, pues no era el tema de su intervención.

Puede leer la traducción del discurso del Papa realizada por Zenit en «Juan Pablo II: El Reino de Dios está cerca».