Ponen en duda la utilidad de las pruebas genéticas que se compran en internet

Informe de la Comisión de Consulta de las Academias Científicas y la Federación de Academias de Medicina europeas

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1282 hits

Inicia su andadura en marzo, bajo la coordinación de Stefania Boccia, docente del Instituto di Higiene de la Universidad Católica de Roma, una innovadora plataforma e-learning, bajo el patrocinio del Centro para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CCM) del Ministerio de Salud italiano. El curso a distancia se dirige a médicos potenciales o prescriptores con el fin de orientar la creciente oferta de kits de investigación genética, y defender a los ciudadanos de los riesgos de las pruebas dirigidas al consumidor.

Las pruebas genéticas predictivas, cada vez más difundidas por la directa accesibilidad a su adquisición trámite web, no han demostrado todavía tener una valencia clínica real. Pueden en cambio presentar riesgos para el consumidor, además de un agravio de los costes a cargo del Servizio de Salud italiano.

Es lo que se desprende del último Informe conjunto de la Comisión de Consulta de las Academias Científicas Europeas (EASAC) y la Federación de Academias Europeas de Medicina (FEAM), titulado “Test genéticos dirigidos al consumidor para fines sanitarios en la Unión Europea”. El informe cuenta entre sus autores con Stefania Boccia, profesora asociada del Instituto de Higiene de la Universidad Católica de Roma y responsable del Laboratorio di Genómica en Sanidad Pública y coordinadora nacional del grupo GENISAP (http://istituti.unicatt.it/igiene_2005.html), del Departamento de Salud Pública del Policlínico A. Gemelli, de Roma.

El informe induce a cautela en el uso incontrolado de tales test dirigidos al consumidor y disponibles online (23and me, Decode, etc), que miran a desvelar eventuales condiciones que predisponen al surgimiento de enfermedades complejas, o usados para el escrutinio prenatal y nutrigenómica, nueva rama de la genómica encaminada a detectar los itinerarios alimentarios y dietéticos personalizados según el DNA de la persona. Son pruebas en su mayoría de fácil ejecución, cuyos datos sobre difusión y uso en Italia no están disponibles. En Estados Unidos cerca del 5% de los ciudadanos las usa y cerca del 37% declara conocerlas, con la cifra en continuo aumento.

Si bien en Italia el fenómeno no es tan relevante como en EE.UU, se ha documentado un uso más bien inapropiado de las pruebas genéticas predictivas de susceptibilidad [a determinadas enfermedades], con repercusión incluso de los costes en el Servicio Sanitario nacional. “A fin de gobernar la difusión y el uso impropio de tales recursos –afirma la profesora Boccia– por primera vez en Italia se han puesto en marcha acciones específicas”. Tales acciones han sido financiadas en el contexto de las actividades del Centro para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CCM) del Ministerio de Salud, y en particular con el proyecto denominado “Test genómicos predictivos: censo en algunas regiones italianas para la institución de un registro de la oferta, y promoción de intervenciones formativas para los médicos prescriptores”.

Entre las iniciativas, el proyecto prevé la creación de una plataforma de e-learning (activa desde el mes de marzo de 2013 por un año, y accessible gratuitamente a dos mil usuarios médicos) de apoyo de la formación de los médicos de medicina general, médicos higienistas, especialistas en oncología, ginecología y neurología, con el fin de la apropriada prescripción e interpretación de los test genéticos predictivos.

Además, el proyecto prevé también el estudio de una plataforma web utilizable tanto por el médico prescriptor como por los ciudadanos para poner a disposición informaciones sobre test genómicos predictivos y laboratorios erogatorios en el territorio italiano, con las relativas indicaciones sobre apropiación, utilidad y costes de los citados test (además de indicar los centros que los ofrecen).

“Consideramos que un punto clave para informar a los ciudadanos está representado por los médicos --conclude la coordinadora del proyecto--. Se estudian también iniciativas de comunicación sobre los riesgos (y potenciales beneficios) debidos al uso de tales test dirigidos a los ciudadanos por parte del grupo de trabajo por mí coordinado en el Instituto di Higiene de la Católica de Roma junto al profesor Walter Ricciardi, director del Departamento de Sanidad Pública del Policlínico Gemelli”.

Por su parte, el ministro de Salud italiano Renato Balduzzi, aplaude el empeño de la profesora Boccia en el consenso científico europeo de EASAC y FEAM: “La medicina predictiva es una de las fronteras del futuro. Pero es necesario evitar que se convierta en un negocio. Y hay que actuar de modo que se inspire en el criterio de apropiación”.

Traducido del italiano por Nieves San Martín